6 de julio de 2020
ĂšLTIMAS NOTICIAS:
QUITO, 29 may (Xinhua) -- La tecnología china se ha convertido en un aliado estratégico de Ecuador en la atención de emergencias durante la crisis sanitaria que vive el país sudamericano desde marzo pasado por la pandemia de la enfermedad del nuevo coronavirus, señaló el director general del Servicio Integrado de Seguridad ECU 911, Juan Zapata.
   El funcionario ecuatoriano expuso en entrevista con Xinhua que la plataforma tecnológica china, con la que está dotada la principal central de respuesta inmediata e integral de Ecuador, ha sido un gran apoyo.
   En la actual emergencia derivada de la pandemia mundial del nuevo coronavirus, la entidad puso nuevamente a prueba su tecnología y experticia de su personal.
   Anteriormente, lo hizo con el terremoto de 7,8 grados que sacudió la costa norte de Ecuador en 2016, cuando gracias a su accionar salvó muchas vidas.
   "Su tecnología de punta ha sido fundamental para la coordinación de las instituciones en su territorio, porque todo prácticamente se ha hecho a través de videovigilancia", indicó Zapata, con relación al servicio ECU 911.
   El ECU 911 entró en operación en Ecuador en 2012 y en la actualidad cuenta con 16 centros de mando a escala nacional.
   La instancia articula en un mismo sitio a todas las entidades de seguridad y socorro ecuatorianas, además de contar con el número telefónico "911", gratuito y único, para una mejor velocidad de respuesta.
   El servicio está dotado de una plataforma tecnológica construida por la empresa China National Electronics Import & Export Corporation (CEIEC).
   La plataforma cuenta con un sistema de videovigilancia conformado por 5.800 cámaras instaladas e interconectadas en todo el país que envían imágenes en tiempo real a los centros de operación.
   Este servicio integrado es por tanto una herramienta clave para monitorear actividades que puedan generar situaciones de riesgo, además de incluir evidencia digital y analítica de video, reconocimiento facial y de placas.
   "El ECU 911 y su plataforma ha estado a la altura de las circunstancias", subrayó Zapata, en el contexto de la pandemia de la COVID-19, al explicar que es parte de la pirámide de atención de emergencias, junto con el Ministerio de Salud Pública y el Registro Civil.
   "Hemos aportado en cuanto a la data técnica estadística y, sobre todo, científica", dijo el funcionario, al anotar que eso facilita una pronta respuesta a eventos como el actual de la pandemia, que salen del escenario de las emergencias normales.
   Zapata detalló que desde el 12 de marzo pasado, un día después de que el gobierno declaró en emergencia sanitaria al país para evitar la propagación del virus, el ECU 911 ha recibido más de 2,4 millones de llamadas, de las cuales 840.000 corresponden a emergencias y de ellas 260.000 están relacionadas con la crisis sanitaria.
   La entidad asumió además nuevas responsabilidades en el marco de la pandemia que llevó al gobierno a imponer una cuarentena desde el pasado 17 de marzo, con un toque de queda y varias restricciones.
   Esta plataforma verifica conductas de la población como incumplimientos de la cuarentena, el toque de queda o restricciones vehiculares y aglomeraciones, además de coordinar el manejo en el levantamiento de cadáveres por COVID-19.
   Respalda, asimismo, la seguridad de corredores humanitarios que trasladan en autobuses a sus ciudades natales a quienes han llegado del extranjero y han cumplido 14 días de cuarentena obligatoria antes de reunirse con sus familiares.
   "Ese trabajo lo estamos haciendo a través de nuestras 5.800 cámaras de videovigilancia. Es decir, la tecnología ha estado puesta al servicio del COE (Comité de Operaciones de Emergencia) nacional y los COEs cantonales para la toma de decisiones", expuso.
   El COE nacional es el encargado del manejo de la emergencia sanitaria en el país, mientras que los COEs cantonales son entes de decisión política en cada cantón.
   La información generada por la videovigilancia sirve a estas instancias para el monitoreo de la cuarentena y la flexibilización de las restricciones hacia una "nueva normalidad" en ciudades y cantones, dependiendo de la tendencia de contagios.
   El entrevistado sostuvo en ese sentido que "si no hubiera existido el ECU 911, la situación sería muy compleja en la articulación de emergencias durante la crisis sanitaria", por lo que "en Ecuador nadie tiene duda de que la institución es muy indispensable".
   La pandemia a nivel mundial ha golpeado con fuerza al país sudamericano, que hasta el jueves sumó 38.471 casos y 3.313 fallecidos desde que comenzó en su territorio.
   "El ECU 911 vive un antes y un después de la pandemia. Este virus ha dado muchas lecciones en la articulación de emergencias, que las estamos aprendiendo y tenemos que poner en práctica para lo que viene", abundó el entrevistado respecto al desconfinamiento social paulatino.
   Por su parte, el ex subsecretario de Rehabilitación Social, Ricardo Camacho, dijo a Xinhua que el sistema de videovigilancia del ECU 911 es esencial para el manejo de la emergencia sanitaria.
   "La videovigilancia sí es un gran aporte para el tema de la salud, pero también para la seguridad, porque va a venir una explosión social después de la pandemia y la delincuencia volverá a actuar", señaló el experto en seguridad.
   El gobierno a su vez también ha elogiado el trabajo del ECU 911, cuyo rol ha sido clave durante la emergencia sanitaria en Ecuador.
   El mismo presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, ha señalado que la coordinación interinstitucional del ECU911 y el accionar inmediato "nos permite salvar vidas", al referir que "nada es más importante que la vida humana".
    Ecuador prevé relajar la cuarentena a partir del 1 de junio venidero y avanzar hacia el desconfinamiento paulatino, en una fase de distanciamiento social con protocolos, para reactivar la debilitada economía local, en que el sector productivo ha resultado muy golpeado por la pandemia.
29 de mayo de 2020
Especial