13 de mayo de 2021
ĂšLTIMAS NOTICIAS:
BEIJING, 30 abr (Xinhua) -- Algunos políticos australianos, entre ellos un integrante del Gobierno del primer ministro Scott Morrison, están apoyando de forma activa a una organización separatista anti-China que tiene vínculos con la red terrorista Al Qaeda y el grupo yihadista Estado Islámico (EI), según un informe reciente publicado por un grupo político australiano.

 

El ministro adjunto de Defensa Andrew Hastie y el senador independiente de Australia del Sur Rex Patrick, entre otros, están promoviendo a la Asociación Australiana de Turkestán Oriental (ETAA, por sus siglas en inglés), un grupo que dice representar a los musulmanes uygures de la región autónoma uygur de Xinjiang (noroeste de China), explica el informe, divulgado por el Partido de los Ciudadanos Australianos (ACP).

"Es innegable que la ETAA está asociada con extremistas conocidos y los promueve, entre ellos personas que apoyan efectivamente la yihad violenta e instan a los miles de musulmanes uygures que luchan en Siria junto con Al Qaeda y el EI a que libren su propia yihad contra el 'enemigo real': China", reza el informe.

El documento hace un repaso a la trayectoria de la ETAA y su conexión con varios grupos extremistas, y explica que son enemigos declarados de China que mantienen vínculos extremistas que cualquier país consideraría una amenaza para la seguridad, así como un historial alarmante de hostilidad racial hacia el pueblo chino.

El ACP pidió al Gobierno australiano que tenga mucho cuidado con las implicaciones negativas que la conexión entre sus políticos y ese grupo asociado con extremistas podría tener en las relaciones bilaterales con China.

Según advirtió, "el terrorismo nunca está bien, así que ¿qué mensaje estamos enviando al pueblo chino, nuestro mayor socio comercial, cuando nuestros políticos promueven a un grupo asociado con extremistas que justifican el terrorismo si es contra China y piden a los violentos islamistas aliados de Al Qaeda y el EI que entablen una yihad en China?".

Lo que están haciendo esos políticos, sentenció, sienta "un precedente peligroso" que China "no puede y no va a ignorar".

  
30 de abril de 2021
Internacional
Image Niñas juegan en una calle de Hotan, en la región autónoma uygur de Xinjiang (noroeste de China), el 27 de mayo de 2020. (Xinhua/Sadat)