13 de mayo de 2021
ĂšLTIMAS NOTICIAS:
XI'AN, 4 may (Xinhua) -- Investigadores chinos han descubierto que los monos dorados de nariz chata, los primates que habitan más al norte en el mundo y se alimentan de hojas, acumulan deliberadamente reservas de grasa durante el verano y el otoño para combatir la escasez de recursos en invierno.

 

Los estudios correspondientes han sido publicados en Ecography y Journal of Animal Ecology como sus artículos de portada.

Mientras que más de 94 por ciento de los primates no humanos habitan en áreas tropicales y subtropicales, los monos dorados que se alimentan de hojas y que viven en las montañas Qinling sufren un frío severo y escasez de recursos, ya que las hojas escasean durante el largo invierno.

"Los monos no pueden depender simplemente de los brotes y de la corteza para satisfacer sus necesidades nutricionales y energéticas básicas en invierno", dijo Hou Rong, investigadora del Laboratorio de Conservación Animal de Shaanxi.

Como los monos dorados necesitan energía adicional para regular su temperatura corporal en invierno, su consumo diario de energía puede ser mayor que su ingesta, lo que resulta en un déficit energético, agregó Hou.

La mono dorado de nariz chata hembra, Dian Dian, sostiene a su bebé Chun Wan en el Parque Safari de Chimelong en Guangzhou, provincia de Guangdong, en el sur de China, el 17 de marzo de 2021. (Xinhua/Liu Dawei) 

Desde 2011, los investigadores han estado realizando estudios en la Reserva Natural Nacional de Zhouzhi en la ladera norte de las montañas Qinling, donde han tomado muestras de alrededor de 140 monos dorados de nariz chata para conocer sus hábitos alimenticios.

A través de una década de observación e investigación, se ha descubierto que la principal estrategia de la especie para sobrevivir al duro invierno es ingerir un exceso de grasas y carbohidratos cuando todavía hay suficiente alimento disponible.

En verano, los monos dorados comen muchas frutas ricas en grasa además de sus alimentos básicos, mientras que las bellotas de roble, un tipo de nuez rica en almidón común en la región, se han convertido en sus favoritas durante el otoño.

"Con frecuencia se observan grupos de monos dorados desenterrando hojas y recogiendo bellotas en otoño", dijo Hou. "Como las bellotas tienen cáscara, las abren con los dientes como semillas de girasol".

Las bellotas, piñones y otros alimentos ricos en grasas también son buenas opciones. Como los piñones no abundan en su hábitat, a menudo provocan peleas y conflictos entre los monos cuando las almendras maduran.

 

Imagen de archivo del 3 de agosto de 2018 de monos dorados curioseando en un valle del distrito de Foping, provincia de Shaanxi, en el noroeste de China. (Xinhua/Liu Xiao) 

De acuerdo con los estudios, los monos de nariz chata tienen la mayor ingesta energética del año durante el otoño. El animal puede alcanzar su peso máximo a finales de otoño, mientras que su peso comienza a declinar de manera constante en el invierno hasta llegar al nivel más bajo al comienzo de la próxima primavera.

A través de estudios cuantitativos de nutrientes y energía, el equipo de Hou descubrió que los monos adultos perdieron 14 por ciento de la masa corporal durante el invierno, muy probablemente debido a la pérdida de tejido adiposo, y la pérdida coincidió estrechamente con el déficit de energía calculado durante el invierno.

"Eso sugiere que los tejidos adiposos desempeñan un papel fundamental en la regulación del presupuesto energético estacional de nuestra población de estudio", explicó Hou.

Los monos dorados de nariz chata también presentan una serie de cambios de comportamiento para ayudar a compensar el déficit energético invernal, que incluyen aumentar el tiempo de alimentación, moverse menos y descansar más que en los días más cálidos.

Además, la reducción de la temperatura de la piel, un promedio de 3,2 grados Celsius, también podría atribuirse a la disminución de la pérdida de calor seco. 

  
04 de mayo de 2021
Especial
Image Imagen del 17 de marzo de 2021 del mono dorado de nariz chata macho, Ping Ping (i), la mono dorado de nariz chata hembra, Dian Dian (d), y su bebé, Chun Wan, en el Parque Safari de Chimelong en Guangzhou, provincia de Guangdong, en el sur de China. (Xinhua/Liu Dawei)