22 de septiembre de 2021
ĂšLTIMAS NOTICIAS:
BEIJING, 11 ago (Xinhua) -- Lituania está jugando con fuego al violar el principio de una sola China con respecto a Taiwan.
   El país báltico reveló recientemente su decisión de permitir a las autoridades taiwanesas que abran una "oficina de representación" bajo el nombre de "Taiwan" en Lituania, en lo que ha sido una flagrante violación de su compromiso de adherirse al principio de una sola China cuando Beijing y Vilna establecieron relaciones diplomáticas en 1991.
   En una contramedida firme y decidida, China anunció el martes que llamará a consultas a su embajador en Lituania y, a la vez, exigió al Gobierno lituano que haga lo propio con su embajador en China.
   No es para nada sorprendente que entre los peligrosos cálculos de Lituania se encuentre el deseo de mostrar un tipo de lealtad a un EE. UU. que se vuelve cada día más contrario a China.
   Sin embargo, los políticos en Vilna no pueden esperar recibir recompensaciones por sus actos de provocación. Por el contrario, pagarán por su imprudencia.
   En primer lugar, la cuestión de Taiwan concierne a los intereses fundamentales de China, sobre lo cual no hay lugar para compromiso.
   La convocatoria por Beijing de su embajador es simplemente una advertencia clara. Si el Gobierno lituano no corrige su conducta errónea, la parte china se verá obligada a emprender otras medidas.
   En segundo lugar, aquellos políticos lituanos calculadores que tratan de halagar a Washington no deberían dar por hecho que sus dueños estadounidenses siempre estarán detrás de ellos.
   Existen muchos ejemplos en la historia de Estados Unidos donde ha abandonado a sus fieles sirvientes al ver la necesidad de proteger sus propios intereses. No es demasiado tarde todavía para que los políticos lituanos aprendan de esas lecciones que se han perdido en el pasado.
   En tercer lugar, Lituania incluso hace de payaso al alentar a otros países de la región a seguir tomando este tipo de medidas equivocadas respecto al asunto de Taiwan.
   Lituania no comprende bien el panorama, ya que la mayoría de los países europeos apoyan el principio de una sola China, tal como se han comprometido con Beijing.
   Además, aún permanece sólida la base de la cooperación mutuamente beneficiosa entre China y Europa. Un país como Lituania no puede, de todos modos, encontrar apoyo significativo a sus medidas autodestructivas.
   Para el Gobierno lituano, revocar la decisión equivocada y reparar los daños causados en cuanto a las relaciones con China es la única medida correcta y sensata que debe tomar.
   Si los políticos lituanos se mantienen firmes en su actitud imprudente e insisten en seguir la senda errónea para perjudicar los intereses de China, el país no dudará en llevar a cabo contramedidas más fuertes. Si así es el caso, Lituania perderá más que lo pueda ganar. 
11 de agosto de 2021
Comentario