5 de octubre de 2022
ĂšLTIMAS NOTICIAS:
La investigación fue publicada el miércoles en la revista Nature, según informó la Academia de Ciencias Agrícolas de China (CAAS, siglas en inglés).

BEIJING, 22 sep (Xinhua) -- Un nuevo estudio de científicos chinos ha revelado por primera vez el proceso completo de la biosíntesis de quitina, lo que proporciona una nueva dirección para la innovación original de los plaguicidas ecológicos.

La investigación fue publicada el miércoles en la revista Nature, según informó la Academia de Ciencias Agrícolas de China (CAAS, siglas en inglés).

Los pesticidas pueden reducir una gran cantidad de pérdidas económicas, pero enfrentan serios desafíos de toxicidad y resistencia a plagas y enfermedades.

El núcleo del desarrollo de plaguicidas seguros con un nuevo mecanismo de acción radica en los objetivos moleculares de los plaguicidas. Un blanco molecular específico de un pesticida puede dar a luz a docenas o incluso cientos de nuevos pesticidas.

La quitina es el aminopolisacárido más abundante en la Tierra, y su biosíntesis es crucial para la supervivencia y la reproducción de un gran número de organismos, incluidas muchas plagas, hongos patógenos y oomicetos que ponen en grave peligro la producción de cultivos. Al mismo tiempo, como la quitina no existe en plantas ni mamíferos, es un objetivo molecular ideal para el desarrollo de fungicidas o insecticidas ecológicos.

Sin embargo, se sabía poco sobre el mecanismo de la biosíntesis de la quitina en los estudios previos.

Los científicos del Instituto de Protección Fitosanitaria de la CAAS estudiaron PsChs1, una sintasa de quitina de Phytophthora Sojae, el patógeno principal que provoca la putrefacción del rizoma de la soja y causa pérdidas económicas de más de 1.000 de millones de dólares al año en todo el mundo.

Los investigadores analizaron la estructura de criomicroscopía electrónica de PsChs1, y revelaron por primera vez el proceso entero de la biosíntesis de quitina.

  
22 de septiembre de 2022
China
Image Tractores rocían pesticidas en campos de trigo en el poblado de Wanggang, distrito de Yingshang, en la provincia de Anhui, este de China, el 6 de marzo de 2021. (Xinhua/Huang Bohan)