22 de septiembre de 2021
ĂšLTIMAS NOTICIAS:
BEIJING, 28 jul (Xinhua) -- Estados Unidos debe tratar a China en pie de igualdad, descartar su habitual acoso de China e interactuar con China con una mentalidad saludable y normal antes de impulsar las relaciones bilaterales y posiblemente regresar a la normalidad.
   Esta es una lección que Estados Unidos debe aprender de la reciente visita a China de la subsecretaria de Estado Wendy Sherman, durante la cual se entablaron conversaciones profundas y sinceras entre Sherman e importantes diplomáticos chinos, incluyendo al consejero de Estado y ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi, y al viceministro de Relaciones Exteriores Xie Feng.
   Durante la reunión con Sherman, Wang destacó tres exigencias básicas que China considera cuestiones fundamentales y defiende con firmeza: Estados Unidos no debe desafiar, calumniar o siquiera intentar subvertir el camino y el sistema del socialismo con peculiaridades chinas; no debe intentar obstruir o interrumpir el proceso de desarrollo de China; y no debe vulnerar la soberanía estatal de China ni dañar la integridad territorial de China.
   Sin embargo, es poco realista resolver rápidamente las diferencias fundamentales entre los dos países.
   La causa de raíz del estancamiento y las dificultades que enfrentan las relaciones China-Estados Unidos es que algunos políticos de Estados Unidos ven a China a través de una visión distorsionada o que incluso tratan a China como un "enemigo imaginado".
   Además, dadas las diferencias entre China y Estados Unidos en ideología, cultura e historia, y considerando el ya rápidamente cambiante panorama mundial complicado por la pandemia de COVID-19, es difícil que las relaciones bilaterales mejoren de forma significativa por ahora.
   A diferencia de Estados Unidos, China ve las relaciones China-Estados Unidos en pie de igualdad y con una mentalidad positiva y abierta.
   China se desarrolla sin intención de desafiar o reemplazar a Estados Unidos. Como lo dijo el ministro de Relaciones Exteriores Wang Yi: "no tenemos interés en apostar por ganancias o pérdidas de la parte estadounidense. El desarrollo de China no se basa en la premisa del declive de Estados Unidos".
   Y China espera que Estados Unidos trate a China de la misma manera.
   Beijing ha intentado dirigir el rumbo de las relaciones China-Estados Unidos por el camino correcto. Ha realizado grandes esfuerzos para evitar que las relaciones bilaterales se deterioren aún más o se salgan de control.
   Ahora corresponde a Washington responder a las propuestas hechas por Beijing y mostrar su sinceridad con acciones concretas para enmendar los lazos bilaterales.
28 de julio de 2021
Comentario