10 de diciembre de 2022
ĂšLTIMAS NOTICIAS:
Los resultados definitivos de la consulta popular deberán conocerse mañana lunes, y la aprobación del nuevo texto legal, debatido antes en los barrios y centros de trabajo, dependerá del consentimiento de la mayoría simple de los votantes, quienes escogieron en una boleta entre las opciones sí o no.

LA HABANA, 26 sep (Xinhua) -- Los cubanos concurrieron hoy a las urnas para votar en un referéndum que decidirá la aplicación o no de un nuevo Código de las Familias, aprobado antes por la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral).

Unos ocho millones de personas, mayores de 16 años y con residencia efectiva en Cuba durante los últimos dos años, estaban convocados a votar desde las 07:00 hora local (11:00 GMT) en los más de 23.000 colegios electorales de los 168 municipios del país caribeño.

En ocho de las 15 provincias del país, el Consejo Electoral Nacional aplazó una hora el cierre de los sitios de votación, hasta las 19:00 hora local (23:00 GMT), ante las lluvias generadas este domingo por la cercanía de la tormenta Ian.

Los resultados definitivos de la consulta popular deberán conocerse mañana lunes, y la aprobación del nuevo texto legal, debatido antes en los barrios y centros de trabajo, dependerá del consentimiento de la mayoría simple de los votantes, quienes escogieron en una boleta entre las opciones sí o no.

Uno de los primeros votantes fue el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, quien es acompañado por su esposa, Liz Cuesta, ejerció su derecho en uno de los colegios habilitados en el municipio de Playa, en el oeste de La Habana.

"Es una norma justa, necesaria, actualizada, moderna y que da derechos y garantías a todas las personas, a todas las diversidades de familias, de personas, de credo", explicó el mandatario en referencia al texto legal en aprobación.

Después de votar, Díaz-Canel conversó con la prensa, ante una veintena de medios cubanos y extranjeros expresando su seguridad en que será mayoritaria la opción a favor del Código.

El mandatario recordó que esa norma ha pasado por un amplio proceso popular de discusión que ha permitido un grupo de modificaciones graduales.

Afirmó que la normativa también partió del estudio de situaciones y casos de los tribunales, de las vivencias cotidianas de diferentes tipos de familias, de hechos que se han producido en determinado momento y de vivencias personales.

El nuevo Código de las Familias que, de ser aprobado en el referendo, sustituirá al actual, vigente desde 1975, es el resultado de 25 versiones modificadas a partir de las opiniones de expertos y de la población, que se recogieron primero mediante correo electrónico.

Más tarde, entre febrero y abril últimos, se realizaron consultas populares en barrios y centros de trabajo para que los ciudadanos propusieran adiciones o detectaran fallas en la elaboración de la norma.

De acuerdo con cifras oficiales, se realizaron unas 79.000 reuniones en las que participaron 6,5 millones de los 11,1 millones de cubanos, para después unificar los criterios en un texto definitivo aprobado por el Parlamento en julio pasado.

La nueva norma ha sido bien acogida entre los sectores más jóvenes, quienes buscan cambios en una sociedad que ahora trata de actualizarse mediante una legislación considerada por muchos como la más importante establecida en el país en el último medio siglo en materia de derechos humanos.

"Sin duda, esta es una expresión de un modelo democrático, de un país socialista, y de los ideales que defendemos", dijo a Xinhua la estudiante universitaria María Karla González.

La joven, de 24 años, defendió la aprobación y aplicación del Código, "que es el resultado de un amplio proceso democrático con protagonismo del pueblo".

Otro votante aún más joven, Pablo Albero, quien a los 16 años ejerció su derecho al voto por primera vez, consideró que el referendo trasciende el sufragio popular de este domingo para convertirse en un paso hacia el futuro.

"Votando me estoy ayudando a mi mismo y a toda mi familia, porque este Código traerá bienestar para todos los ciudadanos", afirmó González.

La legislación incluye aspectos novedosos y polémicos, como el matrimonio entre personas del mismo sexo, una de las cuestiones más debatidas entre la población, reconoce distintos modelos familiares y permite la adopción por parte de parejas heterosexuales u homosexuales.

También amplía los permisos para que los abuelos mantengan comunicación con los nietos en caso de separación de los padres, e incluso entrega la "responsabilidad parental" a los ancianos ante la ausencia de los progenitores por cualquier causa.

Además, otorga más derechos a padrastros y madrastras, ofrece la posibilidad de que los niños lleven los apellidos de la madre y el padre en el orden que ellos acuerden, y dispone sanciones por violencia doméstica.

  
26 de septiembre de 2022
Especiales
Image Personas se registran para emitir su voto durante el referéndum popular del Código de las Familias, en el municipio Playa, en La Habana, capital de Cuba, el 25 de septiembre de 2022. (Xinhua/Joaquín Hernández)