24 de noviembre de 2020
ĂšLTIMAS NOTICIAS:
MADRID, 2 nov (Xinhua) -- Las exportaciones a China pueden ayudar a empresas españolas a recuperarse de la actual crisis provocada por la COVID-19, según dijeron a Xinhua responsables en el sector de exportación y producción de España en vísperas de la III Exposición Internacional de Importaciones de China (CIIE, siglas en inglés).
   El presidente del Club de Exportadores e Inversores de España, Antonio Bonet, explicó que el comercio exterior ha caído "en todo el mundo por la pandemia y en España las exportaciones cayeron entre enero y agosto alrededor de un 14 por ciento".
   Sin embargo, agregó que durante el mismo período, el comercio con China "aumentó aproximadamente un 18 por ciento, por lo que los datos de las ventas españolas a China son buenos".
   Uno de los productos españoles que ha visto crecer enormemente en la demanda en China es la carne de cerdo. Bonet comentó que hubo un "crecimiento del 200 por ciento" en las exportaciones españolas de productos porcinos a China.
   "España tiene un nivel de producción importante; tiene calidad y buenos precios, por eso hemos visto este año que las exportaciones han aumentado", explicó a Xinhua.
   Mientras tanto, la exportación de productos farmacéuticos españoles a China también ha crecido en un "70 por ciento", afirmó Bonet, quien agregó que no hay ningún secreto para encontrar un mercado en el país asiático.
   "Se trata de invertir, de posicionar bien el producto, hacer buena publicidad y tener presencia", comentó, agregando que es necesario tener una relación cercana con los clientes.
   "Hay que visitar a los clientes y ofrecerles lo que necesitan. Aconsejaría a las empresas que vayan a China porque hay muchas oportunidades", dijo.
   Muchas de estas oportunidades se deben a varios factores clave, explicó, detallando que "China es un país enorme donde la clase media es cada vez más importante. La clase media tiene un gusto más sofisticado y le gustan los productos de calidad".
   "No les importa pagar un poco más si el producto tiene más valor. Entonces, cualquier empresa española que tenga productos de calidad con buena imagen tiene buenas perspectivas", insistió Bonet.
   Recalcó a su vez la necesidad de "un sistema multinacional de reglas comerciales que sean iguales para todos, de modo que la competencia sea justa y no se base en distorsiones, pero el comercio es bueno para todos y el crecimiento de China ha sido bueno para todos".
   Por su parte, María Naranjo, directora de Alimentación, Vinos y Gastronomía del ICEX, entidad pública empresarial de ámbito nacional para la exportación y las inversiones, y que tiene como objetivo promover los productos y empresas españolas en el exterior, dijo a Xinhua que la pandemia ha "tenido un impacto claro" en la economía y que en los primeros seis meses de 2020, "las exportaciones cayeron en la sección de alimentos".
   Sin embargo, explicó que debido a que la alimentación es una "necesidad básica" para todos, el sector ha sufrido menos que otras partes de la economía.
   España produjo alimentos y bebidas por valor de 119.000 millones de euros en 2019, un 2 por ciento más que el año anterior y la cifra más alta en diez años. La crisis del coronavirus lastrará su buena evolución, con una caída estimada del 8 por ciento, dejando el mercado en niveles inferiores a los de 2016.
   El escenario pesimista dejaría unas pérdidas de 11.000 empleos directos y hasta 23.000 indirectos.
   De las 30.730 empresas que componen el sector, la crisis provocará el cierre de alrededor de 800, en su mayoría pymes, según las previsiones de la patronal de la industria de alimentación y bebidas, FIAB, presentadas en junio, junto al secretario general de alimentación del Ministerio de Agricultura.
   En 2019, España exportó productos agroalimentarios por valor de 32.360 millones de euros, un 6 por ciento más que el año anterior. La balanza comercial volvió a ser positiva, con un superávit de 9.600 millones de euros.
   Hace unos años que España venía exportando el 90 por ciento de sus productos agroalimentarios a la Unión Europea. Hoy ese mercado supone un 67 por ciento, con esos productos exportándose principalmente a Francia (15 por ciento), Italia (11 por ciento) y Portugal (11 por ciento).
   El resto va a países como China (7 por ciento), Estados Unidos (6 por ciento) y Japón (3 por ciento). Además, se ha visto un incremento en el número de empresas que exportan, según la patronal.
   La tercera CIIE se celebrará entre el 5 y el 10 de noviembre en Shanghai.
02 de noviembre de 2020
Especial