22 de septiembre de 2021
ĂšLTIMAS NOTICIAS:
MADRID, 27 ago (Xinhua) -- China tiene un gran peso en la economía mundial y jugará un papel importante en la recuperación económica, según coinciden especialistas españoles.

 

El analista económico Joseph Revilla Escudero, señaló, en una entrevista exclusiva con Xinhua, que China es la nación más importante del mundo en términos de PIB relacionado con la paridad de poder adquisitivo y el principal mercado de automóviles y artículos de lujo en el mundo, lo que significa que los principales fabricantes de este tipo de productos, como Daimler o Louis Vuitton, restaurarán automáticamente sus ingresos a medida que China se recupere.

En tanto, el profesor de la EAE Business School de España, Ramón Gascón, coincide con esa valoración, explicando a Xinhua que "China es un actor clave en el escenario mundial", añadiendo que a raíz de la pandemia, "tiene una presencia cada vez más activa en Asia, desplazando incluso a potencias como Europa y Estados Unidos".

Con respecto al papel de China en la cadena de suministro global, Revilla señaló que la "demanda de petróleo, acero y otras materias primas de China trae un gran impulso a otras economías a medida que China se recupera". Explicó que el crecimiento de China también proporcionará un estímulo y mayores ingresos a "los principales actores marítimos, aviones de carga y aeropuertos".

El profesor Gascón también expresó su respaldo a esta afirmación, señalando que "el 80 por ciento de los sectores industrializados se encuentran actualmente en China", aunque sí ve un problema en que a medida que "China gane en su influencia global, Europa y EE. UU. intentarán reducir su dependencia del país", quizás limitando estos mercados.

Por su parte, el profesor Pedro Nueno de la escuela española de negocios IESE, destacó que pese a los costos laborales relativamente bajos de China y el "uso innovador" de la tecnología, considera que en el futuro habrá "otros competidores potenciales para su lugar como proveedor mundial, provenientes de Europa del Este, la India, Sudeste de Asia y África".

En vista de los últimos acontecimientos sobre la pandemia de COVID-19, el profesor Gascón dijo que la experiencia de lidiar con el "SARS en 2003 y el hecho de que fueron los primeros en identificar el coronavirus" permitió que China tomara las "medidas apropiadas para controlarlo a tiempo".

"Es obvio que medidas como la restricción de vuelos, los encierros y el aislamiento, fueron las medidas correctas", comentó.

Revilla también destacó las medidas drásticas y efectivas implementadas por China, al decir que "el mundo sabe cuán ordenada, bien organizada y trabajadora es su fuerza laboral".

Para el analista económico, "no debería ser una sorpresa para el mundo occidental ver cómo Asia se retiró tan pronto y cómo consiguió mantener al virus bajo control".

El modelo de China se ha reflejado en otros lugares, con Australia y Nueva Zelanda también como "grandes ejemplos de cómo manejar esta pandemia", y aunque esto ha significado "grandes sacrificios económicos", porque la pandemia ha demostrado que no se pueden tomar medidas drásticas sin impacto económico, "equilibrar la economía y la pandemia ha sido una clase magistral para el mundo (por parte) de esos países".

El profesor Nueno señaló que la población china acató las regulaciones gubernamentales para evitar reunirse con otras personas. "Por lo general, es menos probable que los europeos y los estadounidenses sigan las regulaciones gubernamentales", dijo.

Finalmente, sobre el aumento del 35,4 por ciento en el uso de capital extranjero en China, el profesor apuntó que esto se debe a que las medidas anti-Covid en China funcionaron y la economía se estaba "reactivando".

El docente señaló que esta es una buena señal, ya que "el dinero siempre fluye en la dirección correcta".

La fuerte recuperación china llevará al producto interior bruto mundial global a niveles prepandémicos. Sin China, el crecimiento acumulado para 2020 y 2021 sería negativo, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) publicados a principios de este año.

Asimismo, la OCDE prevé que para este año la economía mundial crezca un 4,2 por ciento, confiando en que China aporte más de un tercio del total.

Por su parte, el Instituto de Investigaciones BOC, establecido por el Banco de China, espera que el PIB del país crezca alrededor de un 7,5 por ciento en el 2021. Igualmente, este grupo de expertos prevé que la tasa de crecimiento anual promedio del PIB de China oscile entre el 5 y el 6,1 por ciento en los próximos cinco años.

  
27 de agosto de 2021
Entrevista
Image Vista aérea del 26 de abril de 2021 del Aeropuerto Internacional Tianfu de Chengdu, en la provincia de Sichuan, en el suroeste de China. (Xinhua/Zou Wensi)