29 de octubre de 2020
ĂšLTIMAS NOTICIAS:
SANTIAGO, 16 oct (Xinhua) -- Chile proyecta este año una caída de la economía de hasta 5,5 por ciento, menos profunda que el pronóstico anterior, gracias al levantamiento gradual de las restricciones por la pandemia del nuevo coronavirus, los estímulos al consumo interno y la pujante demanda minera de China, según la consideración de analistas.
   De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), China será la única economía principal cuyo Producto Interno Bruto (PIB) logrará crecer en 2020, "lo que para Chile resulta favorable, porque es el principal mercado para los productos chilenos", dijo a Xinhua el ex directivo del Banco Central chileno, el economista Hugo Fazio.
   El también director del Centro de Estudios Nacionales de Desarrollo Alternativo (CENDA)  destacó que "en el cuadro de recesión mundial hay excepciones como China", cuya contribución a la economía chilena "es extraordinariamente fuerte".
   Fazio, quien además es académico de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, sostuvo que ello influye en que la caída del PIB chileno "no sea más grande", en el marco de la más profunda crisis sanitaria y económica del siglo por la pandemia de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19).
   Las estimaciones del Ministerio de Hacienda de Chile son más optimistas que las proyectadas por el FMI en su informe Perspectivas de la Economía Mundial.
   El FMI estimó una caída de la economía chilena del 6 por ciento, mientras que el Banco Mundial (BM) proyectó un retroceso del 6,3 por ciento, según el documento "El costo de mantenerse sano", que analizó el impacto económico de la pandemia de la COVID-19 en los países de la región latinoamericana.
   El FMI puso énfasis en el aumento del 14,4 por ciento hasta agosto pasado en el precio del cobre, debido a un "creciente optimismo sobre la recuperación económica de China, la caída de los inventarios y las interrupciones del suministro en países productores" como Chile y Perú.
   El entrevistado enfatizó que para el país sudamericano "la minería es muy importante, porque el principal producto de exportación es el cobre y la minería implica la mitad de las exportaciones totales. Ahí China es el mercado principal".
   Entre enero y septiembre de este año, las exportaciones a China del sector minero chileno representaron el 77,9 por ciento de los envíos totales al país asiático, con 14.042 millones de dólares recaudados y un alza anual de 17,9 por ciento, según cifras del Servicio Nacional de Aduanas de Chile.
   Por su parte, el economista chileno Francisco Castañeda comentó al respecto que el "apetito pujante" del país asiático por mercancías, alimentos y materias primas como el cobre, ha impulsado el valor del metal rojo hasta los 3 dólares la libra (0,45 kilogramos), lo que ha "contenido una caída aún más severa de la economía chilena" a la fecha.
   El también director de la Escuela de Negocios de la Universidad Mayor indicó que la actividad minera se ha expandido en lo que va del año un 2,4 por ciento, lo que evidencia un impacto menor sobre este sector productivo, que nunca paralizó de manera total su labor extractiva durante la emergencia sanitaria.
   Con estos antecedentes, el economista Guillermo Pattillo mencionó que el tercer trimestre de 2020 "se viene mejor de lo que se esperaba hace unos meses atrás".
   Dijo que será mejor al ir "retomando ciertos niveles de actividad" a medida que avanza el control de la pandemia de la COVID-19 en Chile, luego de un retroceso de 14,1 por ciento del PIB chileno en el segundo trimestre, la peor caída desde la crisis económica de la década de los años 80 del siglo pasado.
   "Se están gradualmente abriendo más actividades, se va recuperando un grado de normalidad creciente, lo que es un aporte relevante a la actividad", consideró Pattillo.
   "Sin duda que la situación hoy se ve notablemente mejor a lo que podíamos prever en junio o mayo de este año, cuando no había certeza sobre cuándo se iba a acabar el desconfinamiento", afirmó el académico de la Universidad de Santiago y ex director del Instituto Nacional de Estadísticas (INE).
   A su juicio, tal dinamismo ayudará a revitalizar los sectores más azotados por las medidas sanitarias como el turismo, el transporte, los servicios, la construcción y el comercio minorista, entre otros.
   En agosto pasado, la actividad económica de Chile tuvo una caída anual del 11,3 por ciento, mayor a lo esperado por el mercado, pero con una "velocidad creciente" de 2,8 por ciento respecto del mes previo, según el Banco Central.
   Aunque los números se mantienen negativos, la entidad destacó que el comercio "continúa experimentando una mejora importante", al levantarse en forma gradual las cuarentenas y ciertas restricciones sanitarias, junto con el estímulo a la demanda interna que significó el retiro del 10 por ciento de los fondos previsionales.
   Al Gobierno chileno le preocupan los 1,8 millones de puestos laborales destruidos por la pandemia, lo que ubicó la cifra de desempleo en 12,9 por ciento en el trimestre junio-agosto,  por lo que hace unas semanas se impulsó un plan por 2.000 millones de dólares para incentivar la contratación y reincorporación de trabajadores.
   De acuerdo con los expertos consultados, a la "incertidumbre" se suma este año la continuidad de las manifestaciones sociales y el plebiscito del próximo 25 de octubre sobre una nueva Constitución, proceso que "mantiene atentos a los inversionistas".
   Para 2021, el gobierno chileno espera una recuperación económica en torno al 5 por ciento, en lo que se avizora será "un enorme desafío" para la política fiscal nacional.
16 de octubre de 2020
Especial