10 de diciembre de 2022
ĂšLTIMAS NOTICIAS:
El vocero presidencial, Jorge Richter, dijo a Xinhua que existen muchas razones, entre ellas los buenos indicadores macroeconómicos y la estabilidad para no aceptar las recetas del FMI.

LA PAZ, 28 sep (Xinhua) -- El crecimiento económico de Bolivia, uno de los mejores en la región por varios años, junto a la estabilidad, la reducción de la pobreza, la exitosa desdolarización y la controlada inflación son los argumentos del gobierno para sostener su modelo económico social comunitario productivo y rechazar las recetas del Fondo Monetario Internacional (FMI), a decir de autoridades.

El vocero presidencial, Jorge Richter, dijo a Xinhua que existen muchas razones, entre ellas los buenos indicadores macroeconómicos y la estabilidad para no aceptar las recetas del FMI.

Resumió que la implementación de un modelo económico propio en Bolivia, sin recetas internacionales, desde 2006 a la fecha, con intervalo en el gobierno interino de Jeanine Áñez (2019-2020), logró encaminar un buen crecimiento económico, un superávit comercial, una inflación controlada, una disminución de la pobreza, subvenciones en favor del pueblo, estabilidad y control de precios.

Sobre la política de subvenciones a los hidrocarburos, que pide cambiar el FMI, Richter enfatizó que es sostenible en Bolivia, porque, en su criterio, el Estado tiene la capacidad de asumirlas y absorber las presiones inflacionarias.

Explicó que las subvenciones a los hidrocarburos, la tarifa eléctrica, alimentos y los fertilizantes apoyan al pueblo, controlan los precios estables y evitan la inflación.

Richter consideró que retirar las subvenciones traería un incremento de precios de diferentes productos, entre ellos de los combustibles, con afectación directa a los sectores más vulnerables de la sociedad.

Recordó que el manejo de la política económica es soberano, con resultados que mantienen un sostenido crecimiento.

De esta manera se refirió al informe del directorio ejecutivo del FMI, en la Consulta del Artículo IV de 2022 con Bolivia, emitido el 14 de septiembre.

El FMI recomendó un ajuste fiscal significativo, eliminar el financiamiento monetario y reconstrucción de las reservas internacionales para restaurar la sostenibilidad de la deuda, reducir las subvenciones, flexibilizar el tipo de cambio respecto del dólar, cuidar las reservas internacionales netas, modificar leyes para incremento de inversiones y mejorar la rentabilidad de los aportes a las Administradoras de Fondos de Pensiones.

El presidente de la Comisión de Planificación de la Cámara de Diputados, Omar Yujra, dijo que alterar la política económica en Bolivia significaría abrir las puertas de las crisis social y política.

El diputado del oficialista Movimiento al Socialismo comentó a Xinhua que el actual modelo boliviano ha logrado que el país lidere con el mejor crecimiento económico en la región por varios años.

De acuerdo con el Ministerio de Economía, Bolivia experimentó cifras récord de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en 2013 cuando alcanzó un 6,8 por ciento, en 2014 un 5,5 por ciento, en 2015 un 4,9 por ciento, en 2016 un 4,3 por ciento, en 2017 un 4,2 por ciento y en 2018 repitió con un 4,2 por ciento.

Además, dijo que permite una desdolarización exitosa con resultados que impiden estar sometidos a la fijación del dólar y las devaluaciones de la moneda nacional, tradicionales en los gobiernos neoliberales.

"Reafirmamos la soberanía de Bolivia para tener el control de las riendas del país bajo nuestras decisiones y no, así como en la época del neoliberalismo, en la que las recetas económicas venían del exterior y en inglés", agregó.

El ministro boliviano de Planificación del Desarrollo, Sergio Cusicanqui, aseguró que los países que siguieron las recomendaciones del organismo internacional no tuvieron los mejores resultados en su economía y generaron problemas políticos por la crisis social.

"Las sugerencias del FMI son similares a todos los países y las mismas están alejadas de las características particulares de cada gobierno y país", aseveró.

Recordó que luego del nefasto modelo neoliberal seguido por gobiernos de derecha en Bolivia, desde 2006 (con el gobierno de Evo Morales) Bolivia dejó el sometimiento a Estados Unidos y organismos internacionales que imponen políticas.

  
28 de septiembre de 2022
Especiales
Image Personas caminan por la Plaza Bicentenario, en La Paz, Bolivia, el 13 de julio de 2022. (Xinhua/Mateo Romay)