10 de diciembre de 2022
ĂšLTIMAS NOTICIAS:
La exposición retrospectiva del intercambio de arte entre China y América Latina y el Caribe forma parte de la Temporada de Arte de América Latina 2022 y cuenta con 55 piezas (conjuntos) de diversas obras como óleos, pinturas en tinta, instalaciones y videos, las cuales fueron creadas por 26 artistas de 13 países latinoamericanos durante sus viajes a China.

BUENOS AIRES, 29 sep (Xinhua) -- Una serie de obras del pintor argentino Diego Cirulli atrajeron a muchas audiencias en una exhibición reciente de arte, celebrada en la ciudad de Xi'an, capital de la noroccidental provincia china de Shaanxi, por el Ministerio de Cultura y Turismo de China.

La exposición retrospectiva del intercambio de arte entre China y América Latina y el Caribe forma parte de la Temporada de Arte de América Latina 2022 y cuenta con 55 piezas (conjuntos) de diversas obras como óleos, pinturas en tinta, instalaciones y videos, las cuales fueron creadas por 26 artistas de 13 países latinoamericanos durante sus viajes a China.

Cirulli, formado en artes visuales y dueño de una atractiva destreza técnica, evocó la interesante paleta de colores que generan China y sus habitantes, a los que conoció de primera mano durante una estancia a lo largo de 2018.

Cirulli declaró, en entrevista con Xinhua, que visitó Beijing ese año y participó en una exposición que incluyó las obras de distintos artistas latinoamericanos, y que también recorrió Hui'an de la ciudad de Quanzhou (provincia de Fujian, este).

"Allí hicimos una residencia y realizamos obras a partir de los lugares y experiencias en esa región", resaltó el artista durante un diálogo en su taller ubicado en el barrio de Villa Urquiza, en la zona norte de Buenos Aires, la capital argentina.

Asimismo, destacó el renovado aspecto de las ciudades y de la zona rural de China, "con un arraigo cultural muy fuerte con la zona particular que recorrí".

"La gente me pareció muy amable e interesada en el intercambio con nosotros, que veníamos de lugares muy distintos. Vi a los residentes muy orgullosos de sus costumbres y de su arte", agregó.

El artista argentino Diego Cirulli trabaja en una de sus obras en su taller en la ciudad argentina de Buenos Aires el 22 de septiembre de 2022. (Xinhua/Martín Zabala)

Cirulli valoró en particular la calidad de vida de la gente y el nivel de las construcciones de la zona rural que recorrió. "El nivel social está cada vez mejor. Vi una situación de crecimiento acelerado y de prosperidad", mencionó.

De igual manera, resaltó la felicidad de los residentes, a quienes vio "contentos y entusiasmados, especialmente en la interacción con nosotros".

De esa rica experiencia en Hui'an, donde constató una mejora en la calidad de vida de los residentes, "surgieron retratos que se siguen exhibiendo" en China, precisó el entrevistado.

Contó, además, la expectativa que tenía antes de conocer China y también lo que vivió sobre el terreno.

"En el paso de la expectativa a la experiencia uno pone el cuerpo, hay una temporalidad, un montón de elementos que se combinan en la experiencia. La expectativa entonces nunca va a estar acorde a la experiencia real o al recuerdo que uno después tiene de esa experiencia", explicó el joven.

Cirulli dijo sentirse impactado por "la enormidad de China en su conjunto, y su complejidad, que se ve manifiesta, por lo menos en mi experiencia en Beijing, en las calles".

Reconoció que, en el poco tiempo que estuvo, no pudo más que "raspar la superficie de lo que es eso realmente".

El artista reveló el proceso y los sentimientos expresados en el grupo de pinturas, que creó en Fujian, bajo la denominación "Smile" (sonrisa, en inglés).

"La serie de pinturas que fueron expuestas después de la residencia (en Fujian) se originaron a partir de bocetos en un cuaderno de viaje que siempre llevo, donde voy tomando apuntes de los lugares en los que estoy o ideas que van surgiendo", explicó.

A partir de esas imágenes captadas en el cuaderno, desarrolló "cinco o seis pinturas de mayor escala, con acuarela".

La pintura "Smile" de Diego Cirulli.

"En cada pintura, que terminó siendo un retrato de los habitantes de ese pueblo, traté de captar no tanto un gesto particular de los habitantes, sino una percepción más desde el color, como un caleidoscopio de ciertas percepciones en la paleta general del paisaje", relató el artista.

Estos retratos, confesó Cirulli, le "sirvieron como un núcleo en el cual podía tratar de plasmar algo de la paleta de colores del lugar, que es la impresión que me llevo".

El joven argentino, nacido en 1981 en la ciudad de San Carlos de Bariloche, provincia de Río Negro (sur), recalcó que ha seguido prestando atención a China después de salir del país asiático y manifestó su deseo por volver a recorrer sus ciudades y estar en contacto con sus habitantes y artistas.

Cirulli añadió que su obra integrará próximamente una nueva exhibición que está también organizando el Ministerio de Cultura y Turismo de China.

"Sigo muy atento a ciertas cuestiones en el ámbito artístico, de ciertos artistas de China, sobre todo a sus obras. Me encantaría volver y tener una segunda experiencia para poder profundizar más en algunos aspectos que me quedaron en la memoria y poder seguir ampliando este intercambio artístico, que me parece muy enriquecedor", resumió el licenciado en Artes Visuales por la Universidad Nacional de las Artes de Buenos Aires.

  
29 de septiembre de 2022
Especiales
Image El artista argentino Diego Cirulli trabaja en uno de los bocetos que realizó durante su viaje a China, en su taller en la capital de Argentina, Buenos Aires, el 22 de septiembre de 2022. (Xinhua/Martín Zabala)