18 de enero de 2021
ĂšLTIMAS NOTICIAS:
BEIJING, 13 ene (Xinhua) -- El Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB, siglas en inglés) ha destacado la infraestructura ecológica y social que enmarca la recuperación de Asia posterior a la COVID-19.
   "Los programas de recuperación posteriores a la crisis no deberían depender del carbono, lo que otorga a los legisladores la oportunidad de alinear las políticas públicas más estrechamente con los objetivos climáticos", expresó hoy miércoles el banco en su sitio web, que comenzó a operar en enero de 2016.
   La pandemia de COVID-19 ha llevado al mundo a investigar la relación del virus y otras enfermedades con catástrofes ecológicas futuras. "Esto requiere estándares ESG (ambientales, sociales y de gobierno, siglas en inglés) en todas las actividades comerciales. ESG es la próxima frontera de crecimiento en gestión de activos", según el banco con sede en Beijing.
   Mientras tanto, uno de los eslabones débiles en la cadena de producción global que la COVID-19 expuso es la infraestructura social, que ha sufrido una subinversión crónica en muchos países con varios niveles de ingresos. Según estimaciones del Global Infrastructure Hub, las transacciones en infraestructura social disminuyeron de 19.000 millones de dólares a menos de 3.000 millones de dólares en 2019.
   "Dado el gasto público limitado en infraestructura social y los desafíos de una recuperación posterior a la COVID-19, catalizar los flujos de capital privado hacia la inversión pública adquiere mayor relevancia y es absolutamente necesario", informó AIIB.
   El banco afirmó que su próximo paso incluye expandirse a la infraestructura social y aumentar sus inversiones en infraestructura digital como una respuesta oportuna a las necesidades a mediano y largo plazo de sus clientes en la era posterior a la COVID-19.
   "Como siempre, los inversionistas conocedores de las tendencias en el financiamiento de infraestructura deberán permanecer flexibles para navegar en los tiempos turbulentos que se avecinan si desean mantener el rumbo", sostuvo Jin Liqun, presidente de AIIB y jefe de la junta de  gobernadores de la misma entidad, "Nuestro objetivo final es contribuir al crecimiento económico y el progreso social que sea inclusivo y sostenible".
   La infraestructura ecológica y social son parte de las cinco tendencias emergentes en infraestructura que el banco identifica como importantes para preparar las economías para el futuro pospandémico. Los otros tres campos son el reciclaje o la privatización de activos, la infraestructura habilitada por la tecnología y la infraestructura de conectividad.
13 de enero de 2021
Economía