22 de septiembre de 2021
ĂšLTIMAS NOTICIAS:
GINEBRA, 17 ago (Xinhua) -- La controversia en torno al rastreo de los orígenes de la COVID-19 "parece un esfuerzo concertado de las élites políticas y mediáticas estadounidenses para desviar la atención del increíble trabajo que hizo China en la gestión del brote inicial", afirmó el profesor Kenneth Hammond.
   El académico de la Universidad Estatal de Nuevo México que se especializa en historia de China, dijo en una entrevista reciente con Xinhua que la polémica está diseñada para convertir a China en un chivo expiatorio y evitar asumir la responsabilidad política por el fracaso de la salud pública de Estados Unidos.
   "La historia de la respuesta de China debería ser una inspiración para la gente en todas partes, pero al menos en Estados Unidos y sus aliados subordinados, la historia ha sido completamente suprimida y las preguntas esencialmente sin sentido sobre los orígenes han recibido atención exclusiva", sostuvo el experto.
   Para Hammond, la perniciosa narrativa sobre la filtración de laboratorio como origen del coronavirus se está propagando sin cesar y requiere rechazo.
   "Creo que es lamentable que se haya tenido que desviar tanto tiempo y energía para abordar esta narrativa artificial", subrayó.
   A su juicio, la razón detrás de esa narrativa es que "los políticos estadounidenses, y los millonarios intereses que esencialmente los controlan, están muy preocupados por perder su papel como potencia dominante en los asuntos internacionales a medida que China resurge como un factor importante en el desarrollo de la economía mundial y en las relaciones geopolíticas".
   "Estas élites están ansiosas por detener o frustrar el desarrollo de China de cualquier manera que puedan y por fomentar una actitud de odio y desconfianza hacia China entre el pueblo estadounidense", alertó.
   Hammond destacó que "el tema de los orígenes del virus es una forma de promover el miedo y la ansiedad entre las personas por lo demás bien intencionadas. No tiene nada que ver con las pruebas científicas reales, que parecen bastante sencillas", aunque, continuó, "nada en la ciencia es siempre un cien por ciento incontrovertible". 
17 de agosto de 2021
Entrevista