5 de March de 2021
ĂšLTIMAS NOTICIAS:
Especial
BUENOS AIRES, 23 feb (Xinhua) -- La reducción arancelaria anunciada por China hacia los productos forestales de Argentina alientan y estimulan la producción doméstica, a la vez que abren camino a nuevas propuestas de exportación, según el director argentino de Desarrollo Foresto Industrial, Daniel Maradei.
   Por Victoria Argüello
   En entrevista con Xinhua, Maradei celebró la decisión de China de bajar los aranceles en hasta un 4 por ciento a los productos madereros de Argentina, medida que, a su juicio, permitirá incrementar los niveles de producción y fortalecer esta actividad en el país sudamericano.
   "Ha sido una muy buena noticia para nosotros, fundamentalmente para dos sectores: tal vez lo más importante es el beneficio al sector del carbón (vegetal) que es un producto que se exporta mucho desde Argentina y beneficia a sectores de las provincias de Chaco (noreste) y Santiago del Estero (norte)", expresó el director.
   "El otro rubro que también es importante es el de las láminas (...) frente a esta decisión de China; existe la posibilidad de que desarrollemos la exportación de láminas de álamo de la zona sur del país. Son dos rubros interesantes, impactantes y muy beneficiosos para la actividad forestal argentina", agregó.
   La decisión del país asiático fue difundida por el gobierno argentino el pasado 19 de enero, destacándose como una medida que abre caminos comerciales en uno de los centros neurálgicos del continente asiático.
   Dentro de los productos alcanzados por las nuevas posiciones arancelarias destacan el carbón vegetal, la lana y la harina de madera, las hojas de madera para chapado y contrachapado, entre muchos otros.
   En detalle, los aranceles para el ingreso al país asiático del carbón vegetal (incluyendo el derivado del bambú), de las piezas de madera provenientes de árboles de pinos, cedros, abetos, y de la lana y harina de madera, bajaron del 6 al 2 por ciento, de acuerdo con la información suministrada por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de Argentina.
   "China tiene una demanda muy importante de productos generados en Argentina. (Actualmente) estamos exportando productos desde rollos en bruto sin ningún tipo de valor agregado hasta la pasta de celulosa, pero tenemos instalada una industria que, además de exportar las tablas en bruto, podría exportar también otros productos de los aserraderos, que tienen mayor valor agregado", explicó Maradei.
   "Cualquier derivado de la tabla que sale del aserradero, estamos en condiciones de incrementar su exportación hacia China", acotó.
   Para el director, el sector forestal doméstico aspira a que la medida abarque en un futuro a la madera aserrada, un "importante rubro de gran potencial de exportación, del cual se cuenta con la materia prima y la capacidad industrial instalada".
   "Con una baja arancelaria a los productos de madera aserrada, sin lugar a dudas se podrían incrementar las exportaciones en un 50 por ciento", dijo Maradei, quien además consideró el nuevo logro comercial como el resultado de las "excelentes" relaciones bilaterales entre Argentina y China.
   Además, apuntó que la medida permitirá que más consumidores chinos puedan optar por productos argentinos de buena calidad, y que previamente han logrado "buena receptividad" en ese mercado.
   "Acá no estamos incursionando en algo nuevo o desconocido, sino que simplemente se beneficiaría a la industria china con la recepción de mayor cantidad de productos, los cuales ellos pueden seguir incorporando, transformando, para hacer los productos finales que necesiten sin mayores problemas", sostuvo.
   "Contamos con una buena logística, con suficiente cantidad de contenedores; eso también facilita y reduce los costos de exportación, con lo cual sería muy beneficioso para ambas partes", añadió.
   Maradei destacó que un eventual incremento de la producción forestal como consecuencia de las reducciones arancelarias no impactaría negativamente en el medioambiente, al señalar que la totalidad de la actividad se sostiene de bosques cultivados y no de nativos.
   "No estamos interviniendo en la utilización de bosques nativos. Tenemos planes de manejo (ambiental) aprobados tanto por las provincias como por los organismos de control. Toda la producción de aserraderos y pasta de celulosa proviene de bosques de cultivo", continuó el director.
   "Además, cerca del 80 por ciento de lo que se está exportando y que proviene de esos bosques de cultivo está certificado por organismos internacionales de manejo sustentable de estos bosques. Bajo ningún punto de vista, el incremento de la producción puede llegar a afectar la biodiversidad o tener un impacto ambiental negativo", agregó. 
23 de febrero de 2021
Especial
MÉXICO, 23 feb (Xinhua) -- A Carmen Santillán, una mexicana de 74 años en silla de ruedas, le entusiasmaba saber que la vacuna contra la COVID-19 regresaría tranquilidad a su vida, después de casi un año encerrada en su casa protegiéndose de la pandemia.
   Habitante de la populosa municipalidad de Ecatepec, una localidad suburbana de la capital mexicana golpeada por la COVID-19, la mujer fue la primera persona en México en recibir este lunes la vacuna de la farmacéutica china Sinovac.
   "Ojalá ya que pare todo esto, porque ha habido muchas muertes", dijo a Xinhua Santillán, una viuda a quien la pandemia arrebató la vida de su hermano mayor y su esposa el mes pasado.
   Las autoridades sanitarias comenzaron a aplicar las dosis de Sinovac después de que el pasado sábado arribó a México un primer embarque en un vuelo procedente de Hong Kong, que el gobierno mexicano destinó a los adultos mayores de Ecatepec por tratarse de un grupo vulnerable.
   El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, afirmó el mismo sábado que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, encabezó las gestiones para contar con la vacuna y añadió que México siempre recordaría el apoyo de China "en esta hora difícil".
   "Somos y seremos siempre pueblos amigos", señaló Ebrard en un mensaje en su Twitter escrito en español y chino tras el aterrizaje de la vacuna en el aeropuerto de la Ciudad de México.
   Sólo 48 horas después del desembarque del biológico chino, miles de mujeres y hombres, la mayoría de ellos de cabello cano y algunos apoyados en bastón, formaron hoy una serpenteante fila afuera del centro cultural y deportivo "Las Américas" de Ecatepec para recibir la inyección.
   Santillán, con enfermedad pulmonar obstructiva crónica y dificultades para caminar tras una fractura de cadera, entró al recinto en silla de ruedas empujada por su hija, Ana María Aguirre, confiada en que la vacuna de la farmacéutica china será favorable contra la pandemia.
   Desde que el virus comenzó a propagarse en México en marzo del año pasado, la mujer ha salido poco a la calle por temor a un contagio, mientras que Ana María, con quien vive, se baña cada noche en cuanto regresa de su empleo en una tienda como medida para protegerla.
   "A veces se desespera uno de estar encerrada, ya le anda a uno por salir, ¿qué hace uno? Ya estoy grande", abundó Santillán, madre de cinco hijos.
   La Secretaría de Salud de México dijo el domingo que se destinaría el lote de vacunas de Sinovac a Ecatepec como parte de la fase para vacunar adultos mayores de zonas pobres del país, comenzada la semana pasada dentro de la campaña nacional de vacunación en curso.
   Con 1,6 millones de habitantes, la municipalidad perteneciente al central estado de México es la segunda más poblada del país y una de las que tiene un mayor número de pobres, además de que sus indicadores de letalidad y mortalidad estaban por encima de la media nacional.
   Alrededor de 4.000 decesos de los 180.000 fallecimientos que México acumulaba a la fecha por COVID-19 han ocurrido en la municipalidad limítrofe con el norte de la capital del país, enlutando a familias como la de Artemio Mejía, un pensionado de 67 años, quien también recibió la vacuna.
   Mejía, quien se vacunó junto con su esposa, narró que su familia ha padecido la muerte de dos parientes por COVID-19 y en la unidad habitacional donde viven sumaban al menos 12 personas fallecidas.
   "Estábamos esperando mi esposa y yo ahora sí que de emergencia esta vacuna y qué bueno que se presentó", expresó el hombre y mandó un mensaje a los desarrolladores chinos de la vacuna: "Yo les agradezco mucho".
   El alcalde de Ecatepec, Fernando Vilchis, detalló que más de 4.000 personas habían atendido hoy el llamado para vacunarse y afirmó que la respuesta era muestra del interés de la población por la vacuna.
   Una cooperación con ciudades chinas que han podido contener la pandemia sería alentadora y daría algunas tendencias para poder realizar acciones en favor de la población de la municipalidad, consideró Vilchis.
   "Ojalá juntos pudiéramos construir hoy y en el futuro acciones que nos puedan permitir generar ejercicios de contingencia y de prever posibles pandemias", dijo a Xinhua el alcalde.
   El regulador sanitario mexicano, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), anunció el pasado 10 de febrero que había autorizado las vacunas de Sinovac y de la farmacéutica china CanSino Biologics para su uso de emergencia contra la COVID-19.
   Después de atestiguar el sábado la llegada del avión con la vacuna de Sinovac, la vicecanciller para Asuntos Multilaterales mexicana, Martha Delgado, destacó que México era hasta el momento el único país con dos vacunas de China en su territorio.
   "Desde el inicio de la pandemia que fue provocada por el SARS-CoV-2 en todo el mundo, la relación entre México y China se ha fortalecido con grandes muestras de colaboración de China para México", expuso Delgado.
   México, que a la fecha superaba los dos millones de casos confirmados por COVID-19 y ocupaba el tercer lugar a nivel global con un mayor número de muertes detrás de Estados Unidos y Brasil, comenzó en diciembre pasado una campaña de vacunación por fases.
   El jefe de la Clínica del Viajero de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Jorge Baruch Díaz, dijo a Xinhua que el hecho de que dos vacunas chinas formen parte del plan de vacunación podía leerse como una apertura a la cooperación multilateral para combatir la pandemia.
   "Estamos viendo este fenómeno que está siendo apoyado por no solamente países como China, sino también universidades tan importantes com la Universidad de Oxford, y esto habla de la voluntad que existe de algunos países para promover esta justicia social en salud", explicó.
23 de febrero de 2021
Especial
BRASILIA, 19 feb (Xinhua) -- La llegada de la vacuna del laboratorio chino Sinovac, llamada CoronaVac, contra la COVID-19 ha llenado de esperanza a millones de adultos mayores brasileños, que ven con más optimismo el futuro tras un año marcado por el impacto humano, social y económico que causó el virus al país sudamericano.

Por Pau Ramírez

 

Un ejemplo es la residencia para adultos mayores "Lar dos Velhinhos Bezerra de Menezes" (Hogar de los ancianos Bezerra de Menezes) de Sobradinho, ciudad satélite del Distrito Federal, que recientemente logró inmunizar a sus 70 residentes con la CoronaVac.

"Me gustó tomar la vacuna, ya tomé la segunda dosis. Es algo muy bueno, ahora que estamos en medio de tantas personas que entran y salen de la residencia, seguro que alguna partícula del virus queda en el aire y con la vacuna, ahora estamos más seguros", explicó a Xinhua Deolinda de Carvalho, una de las residentes.

Según ella, "no tuve ninguna reacción adversa, no hace daño, la vacuna es buena y yo me siento muy bien".

Por su parte, la directora del centro, Inés Miranda, consideró que para su institución "es un momento histórico, porque viven aquí 70 ancianos y enfrentamos una dificultad muy grande desde mayo del año pasado".

"Tuvimos un brote aquí dentro, con varios casos, y por suerte ya estamos finalizando esta etapa, es una victoria, y espero que este beneficio sea extendido a otros ancianos que no viven en residencias", sostuvo.

El fisioterapeuta del centro, Rafael Miranda, se mostró esperanzado de que con la vacuna la residencia pueda "reabrir las puertas y recibir a los familiares". "Aunque sabemos que tenemos que esperar hasta alcanzar cerca del 70 por ciento de la población inmunizada para volver a la normalidad", argumentó.

"Recomiendo la vacunación, no sentí nada ni tuve ninguna reacción adversa, y espero que pueda ayudarme en el futuro y a otras personas también, en el caso de que tengamos el virus, tener los síntomas más leves o ni sentirlos", explicó Miranda.

Por su parte, el médico José Carlos Natal, quien trabaja en el grupo de vigilancia epidemiológica en la región norte del Distrito Federal, expresó su alegría por el inicio de la inmunización.

"Es una satisfacción muy grande poder vivir este momento, de organización y estructuración de este proceso de vacunación, principalmente para el público de mayor vulnerabilidad, y poder ver la importancia que tiene el sistema público de salud brasileño en este proceso".

Según el médico, "es un placer y una gran satisfacción poder participar en este momento de vacunación en asilos para ancianos. Y más para nosotros, que venimos acompañando desde hace mucho tiempo toda esta tensión causada por la pandemia y ahora podemos ver la esperanza a través de la vacunación", explicó.

Brasil comenzó la campaña de vacunación contra la COVID-19 en todo el país el 18 de enero con la vacuna CoronaVac, del laboratorio chino Sinovac, en colaboración con el Instituto Butantan de Sao Paulo.

Actualmente las dos vacunas que ya posean la autorización de uso emergencia en Brasil son la CoronaVac y la vacuna de la farmacéutica AstraZeneca-Universidad de Oxford.

El Ministerio de Salud de Brasil reportó este jueves un acumulado de 10.030.626 contagios de la COVID-19 desde febrero de 2020, de los cuales 243.457 han muerto.

 

  
19 de febrero de 2021
Especial
Image Una trabajadora de la salud aplica una vacuna contra la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19) a una mujer, durante un programa de vacunación prioritaria para adultos mayores en el Asilo Bezerra de Menezes en Brasilia, Brasil, el 18 de febrero de 2021. (Xinhua/Lucio Tavora)
BEIJING, 16 feb (Xinhua) -- Si bien la pandemia de COVID-19 ha evitado que muchas familias se reúnan para festejar este Año Nuevo Lunar, la tradición cultural, a la que los chinos se han aferrado durante miles de años, está uniendo a las personas alrededor del mundo en forma de celebraciones y alegría.

 

En Nueva Zelanda, miles de personas llenaron las calles y los muelles de Wellington el domingo por la tarde para ver el desfile anual del Año Nuevo chino, con el alcalde de Wellington Andy Foster a la cabeza.

Las diversas vías de la capital se llenaron de alegría y deleite. Los artistas vestidos de dragones y leones realizaron sus danzas como forma de pedir por la salud y la buena fortuna de las personas durante el próximo año.

El desfile estuvo compuesto por más de 10 grupos de marcha, incluidas varias enérgicas cuadrillas de danza de leones y dragones, un grupo de danza del tambor en la cintura, así como un otro que exhibió trajes tradicionales chinos con Qipao, Changshan y paraguas de papel de aceite.

Al final del desfile había una feria de Año Nuevo chino, donde las personas se reunieron frente a los puestos para degustar bocadillos chinos, observaron artesanías chinas, compraron recuerdos especiales y disfrutaron de espectáculos culturales chinos.

En Fiji, el primer ministro Voreqe Bainimarama asistió a las celebraciones del Año Nuevo Lunar.

Durante las celebraciones que se llevaron a cabo en Suva, capital de Fiji, Bainimarama deseó a los chinos locales un feliz Año Nuevo Lunar, al decir que "el Año Nuevo chino es un momento para reflexionar sobre los eventos del año pasado, y una oportunidad para mirar hacia adelante, hacia a un futuro mejor. Les deseo salud, felicidad y prosperidad para el 2021 a ustedes, sus familias y amigos".

En EE. UU. gobernadores, educadores, académicos, artistas y empresarios han enviado sus deseos a los chinos y las relaciones China-EE. UU. al asistir a una celebración en línea realizada por el Consulado General de China en Nueva York.

El gobernador de Massachusetts, Charlie Baker, dijo que se sentía contento de participar en la celebración y que deseaba a la comunidad china un muy feliz Año Nuevo Lunar chino.

En Japón, las artes tradicionales chinas y japonesas se exhibieron en un mismo escenario. En Rusia, estudiantes de escuelas primarias y secundarias, así como jardines de infancia, en San Petersburgo entonaron canciones chinas y realizaron shows de artes marciales en un evento de celebración virtual.

Para conmemorar el Año del Buey, la ciudad británica de Edimburgo también ha organizado una larga lista de eventos al aire libre y en línea, que incluyeron un concierto virtual y oportunidades de compras. El Castillo de Edimburgo, una de las atracciones turísticas más emblemáticas de Escocia, también se iluminó con el color del "rojo chino" para celebrar la ocasión especial.

En un videoclip publicado en línea, la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, también le deseó lo mejor al pueblo chino.

"Quiero enviar mis mejores deseos a todos en China y en todo el mundo, para el comienzo del Año Nuevo chino", dijo, y agregó que "espero que todos pasen un feliz y pacífico Año Nuevo Chino, para todo el mundo, donde sea que se encuentre en este momento, ya sea Escocia, China o en otro lugar".

  
16 de febrero de 2021
Especial
Image Imagen del 8 de febrero de 2020 de personas participando en una procesión de linternas para celebrar el Año Nuevo Lunar chino en Chicago, Estados Unidos. (Xinhua/Wang Ping)
LA HABANA, 16 feb (Xinhua) -- El Laboratorio Antidoping de Cuba, uno de los cinco de América con certificación internacional, trabaja por estos días en los controles de atletas cubanos y de otros países que esperan participar en los aplazados Juegos Olímpicos de Tokio, Japón.
   Por Raúl Menchaca
   En la moderna instalación en la capital cubana se procesan un centenar de muestras de Cuba y otras 500 enviadas por entidades antidopaje de Ecuador, México y Perú, para garantizar la limpieza de los deportistas que asistirán al encuentro deportivo mundial.
   "Nuestro objetivo es que los deportistas cubanos, así como los de otros países cuyos análisis realizamos, participen sin sombra de dopaje en la Olimpiada", comentó a Xinhua el director del laboratorio, Rodny Montes de Oca, un hombre de 42 años que cuenta con una maestría en ciencias farmacéuticas.
   "La COVID-19 (enfermedad del nuevo coronavirus) nos impuso redoblar las medidas de seguridad, porque siempre hay riesgo de recibir una muestra contaminada", afirmó el directivo.
   La aparición de la COVID-19 obligó a redoblar la seguridad biológica en el Laboratorio Antidopaje de La Habana, que acaba de cumplir dos décadas de inaugurado y donde en 2019 se llegaron a procesar 5.400 exámenes de sangre y orina, 4.000 de ellos con muestras llegadas desde el extranjero.
   Este centro especializado es uno de los 26 acreditados por la Agencia Mundial Antidopaje  (WADA, siglas en inglés) y cada año es sometido para mantener la certificación, al igual que los otros, a cinco pruebas, entre ellas tres con aviso previo y dos de manera sorpresiva.
   La WADA exige también la realización de proyectos de investigación, la publicación en revistas especializadas y la asistencia a simposios internacionales.
    Montes de Oca explicó que el Laboratorio Antidopaje de La Habana recibió la primera certificación poco después de año y medio de ser inaugurado, aval que "ha mantenido durante los otros 18".
   El científico llegó al centro hace casi dos décadas, luego de graduarse de la Universidad de La Habana, atraído por la posibilidad de acercarse al deporte de alto rendimiento.
   Entre los fundadores del centro habanero se encuentra también Margarita Teresa Correa, de 71 años y licenciada en bioquímica, quien apuntó que lo principal es defender el llamado "fair play" (juego limpio) que preconiza el Comité Olímpico Internacional (COI).
   "Nuestro trabajo permite a las federaciones deportivas controlar a sus deportistas y evitar las trampas", dijo Correa, quien ahora es la principal asesora técnica de Montes de Oca.
   Correa, con una larga experiencia en competencias de múltiples disciplinas, desde los Juegos Centroamericanos hasta los Olímpicos, afirmó que el trabajo es un reto constante, porque "siempre surgen nuevas sustancias, incluso algunas destinadas a mejorar la salud que después tienen otro uso".
   Citó en ese sentido la eritropoyetina recombinante, conocida como EPO, que se emplea para el tratamiento de la anemia, pero los tramposos la utilizan para elevar el rendimiento deportivo, por lo que está incluida en la lista de sustancias y métodos prohibidos por la WADA.
   En el Laboratorio Antidopaje de La Habana se trabaja también el llamado "pasaporte" biológico de los atletas cubanos, un registro individual de los marcadores de dopaje y los resultados de las pruebas durante determinado tiempo.
   Esa es una de las tareas que desarrolla la joven Ariadna McPherson, licenciada en ciencias farmacéuticas que ama la investigación científica, quien entre risas señaló que no sabe nada de deportes.
   El laboratorio habanero analiza muestras de más de una decena de países latinoamericanos, entre ellos México que es el que más envía con cerca de 3.000 anuales, además de que se procesan las pruebas de las ligas profesionales de fútbol boliviana, ecuatoriana, mexicana y peruana.
   Sin descuidar sus compromisos, la atención a los deportistas que participarán en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio es ahora la principal prioridad del Laboratorio Antidopaje de La Habana, en que la ciencia respalda al deporte en el "juego limpio".
16 de febrero de 2021
Especial
LA HABANA, 12 feb (Xinhua) -- Liu Guorui, hombre de negocios chino de 35 años que vive en Cuba, todos los domingos por la mañana asiste a clases de español para mejorar su manejo del idioma, sin dejar de utilizar una mascarilla de protección N95, en cumplimiento de las pautas de distanciamiento social por la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19).
   Por Alien Fernández
   Este hombre de negocios, quien trabaja para una empresa china con sede en Cuba, dijo a Xinhua que las clases de español no sólo le han proporcionado vocabulario y gramática, sino también normas sociales y culturales.
   "Aprender un nuevo idioma no es una tarea fácil, pero estoy decidido a ser un hablante de español competente", dijo Liu Guorui, quien hace 10 años se mudó de China a la ciudad cubana de La Habana.
   Sostuvo que entonces se introdujo en la "emocionante y desafiante" experiencia de aprender un nuevo idioma para "comunicarse mejor con los locales".
   Durante la clase de español del domingo por la mañana, un grupo de casi 10 estudiantes toma notas y habla en voz alta para imitar la pronunciación del profesor.
   El empresario chino ahora puede incorporar las frases que ha aprendido en el aula a las conversaciones habituales que mantiene con sus compañeros de trabajo o cubanos con los que se cruza en las calles, además de señalar que se siente "como en casa" en Cuba.
   Al igual que Liu Guorui, un número cada vez mayor de chinos que estudia o trabaja en Cuba se ha sentido atraído por mejorar su manejo del español, entre ellos su compañero de trabajo, Wang Miao, de 32 años, quien ha pasado seis años en la isla.
   Cuando llegó por primera vez a Cuba sólo podía hablar chino, su lengua materna, así como inglés, pero luego "las cosas empezaron a cambiar".
   "Fue difícil al principio, pero ahora siento que estoy haciendo un gran progreso, no tengo ninguna duda, esto es algo que mejorará mis habilidades comunicativas en español", subrayó.
   China se ha convertido en los últimos años en uno de los principales socios comerciales de Cuba y en el principal proveedor de asistencia técnica de la isla, según las autoridades cubanas.
   "En consecuencia, aprender el idioma local ayudará a los empresarios y gente de negocios chinos a contactar con los clientes y promover un ambiente más cómodo para el comercio", consideró a su vez Du Minghan, un alto directivo chino que también asiste a clases de español en La Habana.
   En las lecciones de dos horas se incorporan juegos interactivos con métodos didácticos relacionados al entorno sociocultural y lingüístico en el que se encuentran inmersos los alumnos.
   La maestra de español, Lianet Pérez, de 35 años, se graduó de la Universidad de Lengua y Cultura de Beijing en 2005, lo que ha facilitado su comunicación con los estudiantes chinos.
   "Las relaciones bilaterales entre China y Cuba se están fortaleciendo. Somos naciones hermanas y por eso los chinos deberían aprender español y los cubanos chino", dijo.
12 de febrero de 2021
Especial
BEIJING, 12 feb (Xinhua) -- La profesora Liu Jia ha olvidado la última vez que se despertó gracias a su reloj biológico. Desde Argentina, sus estudiantes del Instituto Confucio le escriben mensajes que le expresan el deseo de retomar las clases presenciales.
   Por Chen Yao y Xi Yue
   El Instituto Confucio de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) de Argentina y la Universidad de Jinan en China han demostrado que no conocen obstáculos para cumplir su objetivo común de enseñar el chino mandarín. Las clases comenzaron en agosto de 2020, y el instituto inauguró en octubre en plena pandemia. Las once horas de diferencia que separan a los dos países no han sido obstáculos para su propósito.
   LAS ESTRATEGIAS
   Los maestros chinos y los estudiantes argentinos comienzan las clases a las 06:00 de la mañana de China y a las 19:00 de la tarde de Argentina, y esto requiere de algunas estrategias para cumplir con la agenda.
   "Siri, despiértame mañana a las cinco en punto", le pide a su teléfono la maestra china Liu Jia, que ha empleado este método desde agosto de 2020.
   La profesora Liu comenta: "He enseñado chino en Argentina durante tres años y ahora no puedo ir allí temporalmente debido a la epidemia. Lo echo de menos todo".
   El desafío de despertar a las 05:00 de la mañana todos los días laborales fue paliado por Liu tomando una taza del té de yerba mate, bebida favorita de los argentinos.
   Al igual que Liu Jia, una de las estudiantes argentinas, Martina Jeifetz, también encontró la felicidad en las clases de chino.
   Martina, de 32 años, es abogada egresada de la UNC, y es amante de la cultura china desde hace bastante tiempo. A comienzos de enero del año 2020, cuando armó sus objetivos para el año nuevo, puso como el primer plan aprender mandarín.
   Sin embargo, cuando comenzó la epidemia en marzo, el Gobierno argentino declaró rápidamente la emergencia sanitaria e implementó medidas de cuarentena obligatorias. El plan para aprender chino parecía truncado, lo que despertó en Jeifetz cierta frustración.
   Un día, Martina vio una noticia sobre la apertura del tercer Instituto Confucio de Argentina en la UNC. Al ver que la institución china había llegado a su universidad, se emocionó mucho.
   "¡No dudé en anotarme! Siempre me interesó conocer más sobre la cultura china, y por supuesto, el idioma es el paso inicial", dijo Martina.
   ¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
   El aprendizaje en línea era una experiencia completamente nueva para Martina, quien todavía recuerda muy bien el 11 de agosto de 2020 como su primer día de clases.
   Tenía su cuaderno listo para tomar anotaciones, además había descargado los materiales desde el Aula Virtual, se sentía muy entusiasmada pero también "un poco temerosa, porque todos dicen que el chino mandarín es un idioma muy dificil".
   Sin embargo, superó pronto las incertidumbres. En un grupo de WhatsApp Martina intercambiaba dudas con sus compañeros. Además, los maestros del Instituto Confucio introdujeron algunos juegos en línea para inspirar a los estudiantes.
   Martina se toma muy en serio el aprendizaje del chino. Las clases terminaban a las 20:30 de la tarde, pero ella seguía leyendo o revisando lo que había aprendido y continuaba durante el fin de semana.
   No obstante, la rigurosidad también da tiempo para alguna que otra celebración. El 22 de septiembre es el cumpleaños de Martina. Considerando las normas de prevención en medio de la epidemia decidió quedarse sola en casa y asistir a la clase virtual como de costumbre. Pero durante la clase su padre le envió una torta de cumpleaños, lo que la sorprendió y conmovió.
   Cuando regresó para continuar la clase, Liu Jia le hizo una pregunta. Martina había perdido un poco el hilo. Tuvo que confesar que había ido a recibir su regalo de cumpleaños. Inmediatamente Liu escribió "Feliz cumpleaños" en chino en el grupo de clase y los demás estudiantes se sumaron al saludo.
   "No es muy fácil cumplir años en cuarentena, pero ese acontecimiento fue algo bonito," sostuvo Martina.
   LOS DESEOS
   Aunque la primera fase del curso ha terminado, Martina todavía sigue aprovechando algunas ocasiones para leer en chino y revisar el idioma en algunas aplicaciones. Al mismo tiempo la abogada argentina espera con ansias el inicio del nuevo semestre.
   Para el año nuevo, Martina se trazó un nuevo objetivo. Tiene previsto anotarse apenas se abra el siguiente nivel del curso y desea poder continuar sus estudios de derecho internacional en China. "Esto me permitiría conocer la cultura china de manera completa", manifestó.
   Durante las clases en línea, Martina experimentó las ventajas de la virtualidad, pero para ella en las clases por internet "se pierde lo lindo de compartir con los compañeros de clase, conocer gente nueva, intercambiar ideas. Así que ojalá pronto podamos retomar las clases presenciales".
   En un breve video con sus estudiantes la maestra Liu Jia les dijo: "Espero que después de la epidemia pueda ir a Argentina e intercambiar la cultura china cara a cara con ustedes lo antes posible". Fin
   (Contribuyeron a esta información los corresponsales de Xinhua Ni Ruijie en Buenos Aires, Tian Rui en Beijing.
12 de febrero de 2021
Especial
LA HABANA, 11 feb (Xinhua) -- Al borde del mar y cinco pisos por arriba del hermoso y emblemático malecón de la ciudad de La Habana, el matrimonio chino de Guo Pengya y Xu Yi se apresta a celebrar en Cuba por quinta ocasión consecutiva el Año Nuevo Chino o Fiesta de la Primavera del calendario lunar.
  Por Raúl Menchaca
   Todo ha sido actividad en el apartamento donde viven los dos jóvenes, quienes se han dedicado a los preparativos de la cena tradicional de esta noche, en vísperas de la Fiesta de la Primavera.
   Ambos comenzaron desde temprano de este jueves a adornar la casa con motivos alegóricos a la festividad, para después pasar a la cocina a preparar los tradicionales ravioles chinos de carne de cerdo y col.
   Mientras en un altavoz se escuchaba la voz del cantante Zhao Lei con el tema "Chengdu", Gou preparó la masa y molió la carne, al tiempo que Xu cortó la col en pequeños trozos y con un rodillo le dio forma a los ravioles que después rellenaron con la sabrosa mezcla.
   Xu, una mujer de 33 años que imparte clases de idioma chino en el Instituto Confucio de La Habana, explicó que su plan era esperar el Año Nuevo Chino con amigos, "haciendo ravioles y viendo la gala de la televisión china, pero ahora con la pandemia hemos cancelado todas esas actividades".
   Al igual que su esposo, quien tiene 30 años y realiza una maestría en español en la Universidad de La Habana, Xu siente añoranza por su familia que vive en la provincia china de Shandong (este).
   "Hace cinco años que por razones de trabajo no puedo viajar a China para estar allá durante la Fiesta de Primavera", dijo a Xinhua con un deje de desazón, sentimiento que compartió su esposo.
   "Por la pandemia no podemos regresar, pero vamos a expresar la añoranza a los familiares y amigos en China a través de Wechat (aplicación múltiple china)", aseveró Guo, quien desde hace cinco años tampoco ha podido compartir las celebraciones con su familia en la provincia china de Henan (centro).
   Guo viajó por última vez a China en noviembre de 2018, mientras que Xu lo hizo un poco antes, en octubre de ese mismo año, cuando acompañó a los alumnos cubanos que participaron en el concurso anual Puente Chino.
   Los dos jóvenes se conocieron hace cinco años en Cuba y desde entonces formalizaron una relación que desembocó en matrimonio hace casi dos y medio, cuando aprovecharon aquel viaje a China para casarse.
   Viven ahora juntos en Cuba, país que consideran como su segunda casa y donde han encontrado muchas amistades, como sus vecinos más cercanos, quienes, dicen, los ayudan mucho en las compras de vegetales y frutas.
   "Por eso vamos a regalar ravioles a los vecinos que nos han ayudado tanto, sobre todo en estos momentos de pandemia", señaló Xu, segura de que a los cubanos les gustará ese plato típico.
   Cuba vive un rebrote de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19), especialmente La Habana, convertida en epicentro de los contagios, por lo que las autoridades han aplicado estrictas medidas de restricción sanitaria.
   Debido a esas restricciones, el Barrio Chino de La Habana y el Instituto Confucio tuvieron que suspender las celebraciones previstas para estas fechas, en las que siempre participan  cientos de personas.
   La suspensión ha tenido un significado entre los miembros de la comunidad china en Cuba, pero en su mayoría, al igual que Guo y Xu, no han dejado que la añoranza supere al entusiasmo, por lo que han encontrado fórmulas para cumplir lo establecido por las autoridades sin dejar de celebrar de una manera atípica el Año Nuevo Chino o Fiesta de la Primavera.
11 de febrero de 2021
Especial
MÉXICO, 11 feb (Xinhua) -- Confinada en su hogar en la capital mexicana a causa de la pandemia de COVID-19, Fátima voló en su imaginación hasta China para ver un dragón paseando frente a una pagoda que la inspiró a dibujar.
   La estudiante de 11 años formó parte de los casi 700 niños mexicanos de escuelas primarias públicas que participaron en la séptima edición del Concurso-Exposición de Arte Infantil "China en mi imaginación", cuya premiación se celebró este miércoles de forma virtual.
   Habitante del sur de la Ciudad de México, Fátima concursó con la obra "El vuelo del dragón" que dibujó a lápiz basada en imágenes de un libro y videos de internet, ganando la categoría para estudiantes de quinto y sexto grado de primaria.
   "La verdad yo sí aprendí un poco de la cultura china", comentó a Xinhua la alumna de la escuela "Jesús González Ortega".
   Las restricciones por la pandemia supusieron una dinámica distinta para los participantes de esta edición del concurso anual, que organiza la embajada de China en México, el Centro Cultural de China en México y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL).
   Con las clases realizadas a distancia en México desde hace 10 meses para evitar la propagación del COVID-19, los niños artistas y sus maestros se comunicaron por correo electrónico y teléfono para desarrollar los dibujos.
   Leonardo, hermano mayor de Fátima, contó que la estudiante de sexto grado de primaria conoció más sobre la cultura china y desarrolló su talento, pero resaltó que dibujar para el concurso también la distrajo del confinamiento.
   "De esta forma ella pudo llegar a otro lugar a través de su imaginación sin necesidad de salir de casa, eso creo que fue lo principal", expuso.
   El concurso tuvo como temática el horóscopo chino, por lo que entre los participantes de las 82 escuelas y ocho talleres de arte de la capital hubo quienes plasmaron conejos de largos bigotes, sonrientes ratas o rechonchos cerdos mezclados con otros elementos de la cultura china.
   La consejera cultural de la embajada de China en México, Zhuang Lixiao, destacó que las pinturas reflejaban un proceso de creación que combinaba imaginación con investigación sobre los pensamientos tradicionales, vida social, arte y cultura china.
   "El virus puede impedir que los niños salgan a la calle, pero no puede detener su anhelo y su sed de arte", dijo Zhuang durante el evento virtual de premiación y exposición.
   Para abrir la puerta de la imaginación de los niños a China, los docentes de las escuelas se comunicaban con ellos para leerles leyendas y fábulas, proyectar videos, compartir enlaces de material en internet y retroalimentar los avances de los dibujos.
   La maestra del taller de artes plásticas de la escuela primaria "República de Corea", Magdalena González, dijo a Xinhua que más de 150 alumnos del plantel participaron y se mostraban entusiasmados durante el proceso de trabajo.
   "Los sacó un poco de la rutina que los está llevando la pandemia (...) Algunos al otro día ya habían mandado sus dibujos. Muy entusiasmados, la verdad es que les ayudó muchísimo regresar al proceso creativo y la emoción de participar", narró la maestra de la escuela en el norte de la ciudad.
   Los organizadores seleccionaron 100 obras que divulgaron en un video a manera de exposición virtual del concurso, que en ediciones pasadas exhibió los dibujos en museos de la capital mexicana.
   La jefa de la Sección de Enseñanzas Artísticas del INBAL, Claudia Reyes, destacó que las circunstancias ante la emergencia sanitaria no fueron obstáculo para que los estudiantes lograran un "maravilloso" trabajo que expresaba emotivamente el horóscopo chino a través de trazos.
   Por su parte, el director de Asuntos Académicos del INBAL, Luis Montes, afirmó que el talento de los alumnos era una fuente de inspiración y agregó que los dibujos eran resultado de lo que la rica cultura china provoca en la imaginación de los niños mexicanos.
   "Es honor para el INBAL y para su Sección de Enseñanzas Artísticas estrechar los lazos culturales y creativos a través del apoyo, entusiasmo y confianza de China en México", indicó el funcionario. 
11 de febrero de 2021
Especial
LA HABANA, 10 feb (Xinhua) -- El Barrio Chino de La Habana mantiene el entusiasmo por celebrar la llegada del Año Nuevo Chino o Fiesta de la Primavera del calendario lunar, pese a que la pandemia de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19) ha obligado a una festividad inédita.

Por Raúl Menchaca

 

La Casa de Artes y Tradiciones Chinas, principal institución cultural de esa comunidad en la capital cubana, preparó un ambicioso programa de celebraciones que tuvo que ser modificado por el rebrote de la COVID-19 que vive la isla y en particular La Habana.

La directora de la instancia, Teresa María Li, no se rindió y con su habitual entusiasmo modificó el programa para que las actividades pasaran al escenario virtual, aunque algunas son presenciales con cumplimiento de las restricciones sanitarias dictadas por las autoridades.

"Nosotros no podíamos dejar pasar por alto esta festividad, que es la más importante del año. Por eso diseñamos un programa de actividades que hemos logrado celebrar, independientemente de la situación que está viviendo nuestro país y el mundo", dijo Li a Xinhua.

En distintos rincones de América Latina y el Caribe, entre ellos Cuba, se celebrará el 12 de este mes el Año Nuevo Chino, que según el horóscopo chino corresponde al signo del Buey.

En ocasión del Año Nuevo Chino o Fiesta de la Primavera, en la sede de la Casa de Artes y Tradiciones Chinas fue inaugurada la exposición "Ópera de Beijing", una muestra a la que el público puede acceder de manera gradual para mantener el distanciamiento físico.

Imagen del 13 de noviembre de 2020 de personas caminando frente a la entrada del Jardín Pekín, en el Barrio Chino, en La Habana, capital de Cuba. (Xinhua/Joaquín Hernández) 

Por primera vez se exhiben ocho de los trajes de la ópera cantonesa utilizados en Cuba entre los años 40 y 50 del siglo pasado, que constituyen parte de los fondos patrimoniales de la entidad, usados en las presentaciones de entonces en el barrio chino de La Habana de manera casi cotidiana.

"Son trajes que durante mucho tiempo resguardó el Casino Chung Wah, centro principal de la comunidad china en Cuba, que hemos logrado recuperar, al punto que hoy estamos exhibiendo algunos de ellos", explicó la directiva.

Algunos de esos trajes fueron utilizados en su momentos por tres ancianas descendientes de chinos, Caridad Amaral, Ana Li y Georgina Wong, consideradas como las divas cubanas de la opera cantonesa.

Se exhiben también naipes con motivos alegóricos a la ópera cantonesa, así como accesorios, calzado, instrumentos musicales y armas que se utilizaban en esas representaciones teatrales.

"Estoy muy familiarizado con la Casa de Artes y Tradiciones Chinas y todos los años vengo para ver las exposiciones que se hacen sobre el Año Nuevo Lunar, por lo que no quería dejar de ver esta magnífica muestra", afirmó el visitante Alexis González.

La opinión fue compartida por Ibis Muñoz, otra vecina que disfrutó de la exposición y quien calificó a la muestra de "muy llamativa".

Imagen del 13 de noviembre de 2020 de una mujer observando especias para cocinar, en el callejón "La Ruta del Dragón", en el Barrio Chino, en La Habana, capital de Cuba. (Xinhua/Joaquín Hernández) 

La mayoría de las actividades han pasado al ámbito del internet, al crear la Casa de Artes y Tradiciones Chinas un grupo en Facebook para ofrecer en tiempo real la inauguración de la exposición.

El grupo, llamado Fiestas de Primavera, transmitió también en vivo una conferencia con las "Predicciones para el Año del Buey, según la medicina tradicional China", impartida por el especialista Darinel López Mesa.

En forma similar, el Instituto Confucio de Barcelona, España, dictará una conferencia en los próximos días a través de ese medio, al que se han sumado representantes de las comunidades chinas en Colombia y México.

La página en Facebook se ha convertido en un punto de intercambio de cultura y conocimientos, al que se han incorporado artistas, descendientes y no descendientes, quienes viven en otras provincias e incluso fuera de Cuba, para aportar experiencias, anécdotas, fotos y hasta algunas obras.

Los organizadores se proponen comenzar talleres virtuales en los que se enseñará a jugar mahjong (juego de mesa de origen chino) o a practicar la pintura tradicional china.

"Internet es una plataforma que indiscutiblemente hay que tener en cuenta en futuras actividades y celebraciones", afirmó Li en forma contundente, segura de que el año próximo la Fiesta de Primavera tendrá otro cariz.

  
10 de febrero de 2021
Especial
Image Imagen del 13 de noviembre de 2020 de un automóvil antiguo circulando frente a la entrada del Barrio Chino, en La Habana, capital de Cuba. . (Xinhua/Joaquín Hernández)