1 de February de 2023
ĂšLTIMAS NOTICIAS:
Covid-19
De acuerdo con López-Gatell, a diferencia de otras fases, durante la sexta ola de la pandemia se mantuvo en niveles mínimos la ocupación de camas en general en hospitales para enfermedades respiratorias, así como las que utilizan ventilador para los casos más graves.

MÉXICO, 31 ene (Xinhua) -- México comenzó a observar una moderación en la propagación de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19) en la actual sexta ola de contagios, informó hoy martes el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell.

Al presentar el informe "Pulso de la Salud", el funcionario mexicano sostuvo que la tendencia a la baja podría continuar en las próximas semanas, hasta la terminación del ciclo de propagación epidémica.

"Al final del año (2022) llegamos al punto máximo y a partir de la primera semana de enero empezó ya un proceso de descenso", indicó el subsecretario, acompañado por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

De acuerdo con López-Gatell, a diferencia de otras fases, durante la sexta ola de la pandemia se mantuvo en niveles mínimos la ocupación de camas en general en hospitales para enfermedades respiratorias, así como las que utilizan ventilador para los casos más graves.

En la actualidad, la ocupación es del 6 por ciento para las camas en general y del 2 por ciento para las que requieren ventilador, según los datos oficiales.

México acumula 7.367.712 casos confirmados de la COVID-19 y 332.190 decesos relacionados con la enfermedad desde el registro del primer contagio a finales de febrero de 2020, según el último reporte oficial de datos.

  
31 de enero de 2023
Covid-19
Image Un niño recibe una dosis de una vacuna contra la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19), durante la jornada de vacunación para niños y niñas de 7 años de edad, en la Ciudad de México, capital de México, el 15 de agosto de 2022. (Xinhua/Francisco Cañedo)
El plan de la Administración Biden es extender las declaraciones de emergencia hasta el 11 de mayo, y luego poner fin a ambas a la vez en esa fecha, según un comunicado de la Casa Blanca.

LOS ÁNGELES, 31 ene (Xinhua) -- La Administración Biden anunció este lunes que planea poner fin a la emergencia de salud pública (PHE, siglas en inglés) por la COVID-19 el próximo 11 de mayo.

La emergencia nacional y la PHE por la COVID-19 fueron declaradas por la Administración Trump en 2020. Actualmente, están programadas para expirar el 1 de marzo y el 11 de abril, respectivamente.

El plan de la Administración Biden es extender las declaraciones de emergencia hasta el 11 de mayo, y luego poner fin a ambas a la vez en esa fecha, según un comunicado de la Casa Blanca.

La declaración llegó en oposición a dos proyectos de ley de la Cámara que pondrían fin de inmediato a las declaraciones de emergencia.

Las emergencias nacional y de salud pública han permitido a los hospitales estadounidenses responder con más flexibilidad cuando se enfrentan con el aumento de pacientes durante las nuevas olas de COVID-19.

Poner fin a la declaración de emergencia podría tener consecuencias para la financiación de pruebas diagnósticas y vacunas, así como impactar a otras políticas relacionadas con la pandemia, informó la Radio Pública Nacional.

  
31 de enero de 2023
Covid-19
Image Imagen del 17 de mayo de 2022 de un sitio de pruebas para la COVID-19 en Times Square, en Nueva York, Estados Unidos. (Xinhua/Wang Ying)
La COVID-19 sigue siendo una peligrosa enfermedad contagiosa con capacidad de causar daño sustancial a los sistemas de salud, dijo el comité en un comunicado, a la vez que reconoció que la pandemia de COVID-19 puede estar acercándose a un punto de inflexión.

GINEBRA, 30 ene (Xinhua) -- La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo hoy lunes que la pandemia de COVID-19 aún constituye una Emergencia de Salud Pública de Preocupación Internacional (PHEIC, siglas en inglés), el máximo nivel de alerta de la OMS.

El anuncio surgió en medio del reciente incremento semanal de decesos en todo el mundo. Después de su reunión de evaluación trimestral sobre la pandemia de COVID-19 el viernes, el Comité de Emergencias del Reglamento Sanitario Internacional (2005) de la OMS dio a conocer hoy lunes que la COVID-19 continúa constituyendo una PHEIC, en lo cual coincide el director general de la OMS, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus.

La COVID-19 sigue siendo una peligrosa enfermedad contagiosa con capacidad de causar daño sustancial a los sistemas de salud, dijo el comité en un comunicado, a la vez que reconoció que la pandemia de COVID-19 puede estar acercándose a un punto de inflexión.

Aunque la infección o vacunación podrían conducir a niveles más elevados de inmunidad de la población a nivel mundial y limitar el impacto de la morbilidad y mortalidad, "existen pocas dudas de que este virus se mantendrá como un patógeno permanentemente establecido en humanos y animales en el futuro previsible", señaló el comité.

También pidió una acción de salud pública a largo plazo que dé prioridad a la mitigación del impacto de la COVID-19 sobre la morbilidad y la mortalidad.

Además, el comité recomendó que los países deben lograr una cobertura de vacunación de 100 por ciento entre grupos de alta prioridad, mejorar el reporte de datos de vigilancia del SARS-CoV-2 a la OMS, y garantizar la disponibilidad a largo plazo de contramedidas médicas, como vacunas diagnósticos y tratamientos contra la COVID-19.

  
30 de enero de 2023
Covid-19
Image Imagen de archivo del 30 de enero de 2020 de la sede de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en Ginebra, Suiza. (Xinhua/Chen Junxia)

GINEBRA, 30 ene (Xinhua) -- La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció hoy lunes que la pandemia de COVID-19 sigue siendo una emergencia de salud pública de importancia internacional, según informaciones de los medios de comunicación.

 

  
30 de enero de 2023
Covid-19
Image Imagen del 30 de enero de 2020 de la sede de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en Ginebra, Suiza. (Xinhua/Chen Junxia)
El informe fue publicado por el Consejo de Academias Canadienses (CCA), al cual se le solicitó elaborar un modelo económico cuantitativo para proporcionar un cálculo de los costos directos de salud derivados de la renuencia a vacunarse contra la COVID-19 entre el 1 de marzo y el 30 de noviembre de 2021.

OTTAWA, 27 ene (Xinhua) -- La propagación de desinformación sobre la COVID-19 costó al menos 2.800 vidas en Canadá en el transcurso de nueve meses de la pandemia, señaló hoy jueves un nuevo informe.

El informe fue publicado por el Consejo de Academias Canadienses (CCA), al cual se le solicitó elaborar un modelo económico cuantitativo para proporcionar un cálculo de los costos directos de salud derivados de la renuencia a vacunarse contra la COVID-19 entre el 1 de marzo y el 30 de noviembre de 2021.

De acuerdo con el informe, si quienes creían que la COVID-19 era un engaño se hubieran vacunado cuando fueron elegibles, más de 2,3 millones adicionales de personas en Canadá se habrían vacunado, lo cual hubiera tenido como resultado 198.000 casos menos, 13.000 hospitalizaciones menos y 2.800 decesos menos por COVID-19.

El costo de las hospitalizaciones, incluidas las visitas a las unidades de cuidados intensivos asociadas con esos casos, se calcula conservadoramente en 300 millones de dólares canadienses (240 millones de dólares USA), mostró el informe.

Estas estimaciones del impacto en Canadá de la desinformación sobre la COVID-19  son conservadoras debido a que no capturan otros costos directos de salud, como la remuneración de los médicos, así como el efecto dominó en la sociedad, incluida la presión ejercida sobre el sistema de salud de Canadá, las oportunidades para la creación de nuevas variantes, y la desaceleración de la recuperación económica, de acuerdo con el informe.

Además, los impactos se experimentaron de forma desigual en la sociedad y entre diferentes grupos, reforzando las  desigualdades y divisiones existentes desde hace tiempo, dijo el CCA.

  
27 de enero de 2023
Covid-19
Image Un hombre porta una mascarilla mientras se sienta junto a un cartel que recuerda a las personas que se cubran la cara en Union Station, en Toronto, Canadá, el 11 de mayo de 2022. (Xinhua/Zou Zheng)
Las vacunas bivalentes protegen no sólo contra la cepa original del virus, sino también contra los últimos linajes de la variante ómicron del coronavirus.

BRASILIA, 26 ene (Xinhua) -- Brasil comenzará a aplicar la vacuna bivalente contra la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19) a partir del 27 de febrero próximo a los grupos de mayor riesgo, anunció hoy jueves el Ministerio de Salud.

Las vacunas bivalentes protegen no sólo contra la cepa original del virus, sino también contra los últimos linajes de la variante ómicron del coronavirus.

La idea es reforzar con esta vacuna de segunda generación a quienes ya tienen al menos dos dosis de la primera, dijo director del Departamento de Inmunización y Enfermedades Inmunoprevenibles, Éder Gatti, citado por la prensa local.

El primer grupo que recibirá el nuevo refuerzo será el integrado por mayores de 70 años, internados en centros de larga estancia y pacientes inmunocomprometidos, además de comunidades indígenas, ribereñas y quilombolas.

En fases sucesivas serán vacunadas las personas de 60 a 69 años, las embarazadas y puérperas, y los profesionales de la salud, con el objetivo de alcanzar al 90 por ciento de la población destinataria.

El Ministerio de Salud también llevará a cabo una campaña informativa en medios de comunicación el próximo mes para concienciar sobre la importancia de vacunarse contra la COVID-19 y ponerse las dosis de refuerzo.

Desde el inicio de la pandemia, Brasil ha registrado más de 36,7 millones de casos confirmados y casi 697.000 fallecidos a causa de la enfermedad.

  
26 de enero de 2023
Covid-19
Image Un hombre se prepara para recibir una vacuna contra la COVID-19 en un sitio de vacunación contra la COVID-19, en Río de Janeiro, Brasil, el 16 de marzo de 2022. (Xinhua/Wang Tiancong)
En una entrevista con Xinhua, el consultor económico y analista internacional Alberto Acosta Burneo afirmó que levantar las restricciones anticovid es una estrategia "positiva y correcta", lo que comenzará a rendir frutos en una nueva etapa en la que se presenciará un impacto en el crecimiento económico de China.

QUITO, 25 ene (Xinhua) -- La optimización de la respuesta de China a la COVID-19 tendrá un impacto positivo en la economía del país asiático que crecerá de manera progresiva, lo que contribuirá a la recuperación de la economía mundial afectada por varios factores externos, afirmaron este martes expertos ecuatorianos.

En una entrevista con Xinhua, el consultor económico y analista internacional Alberto Acosta Burneo afirmó que levantar las restricciones anticovid es una estrategia "positiva y correcta", lo que comenzará a rendir frutos en una nueva etapa en la que se presenciará un impacto en el crecimiento económico de China.

"Es positivo para la producción, para las cadenas productivas, donde está involucrada la región de América Latina, ya que es un proveedor de materias primas importante para China. Conforme pase la ola de contagios y la población genere más resistencia al virus, la economía comenzará a repuntar, ya no tendrán en la COVID un problema para crecer económicamente", sostuvo.

Añadió que con la mayor apertura de China al comercio internacional también se puede empujar al crecimiento a otras economías del mundo.

"El crecimiento de China evidentemente que es importante, ya que ese país es altamente demandante de materias primas para poder producir. Entonces, el crecimiento de China sí va a empujar a otros países del mundo a crecer. No hay que olvidar que China es un gran país productor, la fábrica del mundo, que a su vez, produce para otros mercados; entonces, el crecimiento de China no es aislado del crecimiento del resto del mundo", expuso.

En ese contexto, el experto dijo que para que China crezca de manera saludable también el entorno mundial tiene que comenzar a mejorar, reactivarse las economías desarrolladas, y con ello, los encadenamientos productivos a nivel global.

"En este momento no existe el entorno, el entorno es hacia una economía mundial en desaceleración, una lucha contra la inflación y la pérdida de poder de compra en las principales economías mundiales. Estamos viviendo una etapa de lento crecimiento económico en este año, conforme se va controlando la inflación en los países (y regiones) donde se transformó en un problema, como en Estados Unidos y Europa", subrayó.

De manera que "el que China crezca implica también que el mundo tiene que crecer, se necesita también que la demanda en el mundo se vaya reactivando, los mercados que son el destino final de los productos chinos tienen que también volver a crecer", dijo el especialista.

En esto coincidió el coordinador de Comercio Exterior de la Cámara de Comercio de Quito y experto en comercio electrónico, Teodoro Benavides, quien afirmó que la respuesta de China a la epidemia de COVID-19 ha generado mucha expectativa y "va a generar un impacto positivo en la economía china de manera gradual", al avizorar un repunte en el segundo semestre de 2023.

"En China las industrias comenzarán a crecer y a recuperarse tras este impacto de la COVID-19 (...), el relajamiento creo que puede ayudar mucho al tema de mantener el flujo comercial que habitualmente se ha mantenido con China", dijo Benavides en entrevista con Xinhua.

Según el especialista, "no hay que descuidar la oportunidad que siempre nos va a brindar China para conseguir buenos productos a buenos precios que permitan dinamizar la economía de la compra venta".

Benavides, que en diciembre pasado participó como expositor en la XV Cumbre Empresarial China-LAC (Latinoamérica y el Caribe) 2022, en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil (suroeste), destacó el adecuado manejo de la pandemia en China y sostuvo que el impacto de la relajación de las medidas va a ser positivo a lo largo de este año.

Coincidió en que, en la etapa de crecimiento, China se enfrentará a otros desafíos como la desaceleración del crecimiento económico mundial derivado de una combinación de factores externos, entre ellos, la crisis en Ucrania y la crisis energética en Europa.

Pese a ello, los expertos creen que las políticas de respuesta de China a la COVID-19 ayudarán a mejorar las previsiones de crecimiento del comercio en regiones como América Latina, en donde el país asiático es el segundo socio comercial.

Entre los países que han alcanzado relaciones comerciales vigorosas con China se encuentra Ecuador.

Entre enero y noviembre de 2022, China se mantuvo como el mayor socio comercial del país sudamericano, según un informe de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor) publicado en diciembre pasado.

En ese periodo, las exportaciones no petroleras no mineras de Ecuador a China se incrementaron en un 68 por ciento, superando a Estados Unidos y a la Unión Europea.

En una reciente entrevista con Xinhua, el viceministro de Comercio Exterior del Ministerio de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca de Ecuador, Daniel Legarda, dijo que el 2022 ha sido un año clave para su país en materia de comercio exterior con indicadores sumamente positivos,  particularmente con China, lo cual "es un hito", ya que muestra la importancia que China ha adquirido en Ecuador.

"El año pasado se cumplió un hito muy relevante, que es que China pasó a ser el primer mercado de destino de nuestras exportaciones no petroleras. Esto va apuntando hacia la oportunidad de que el Ecuador crezca, se desarrolle, genere más empleos y sustento económico a través, sobre todo, del comercio exterior, particularmente, de las exportaciones", apuntó.

A su parecer, China es el mercado del futuro, con 700 millones de habitantes con alto poder adquisitivo, por lo que subraya la necesidad de fortalecer el comercio.

"China sigue creciendo en su economía y sigue demandando productos del mundo y eso es una oportunidad. China va a estar ahí, lo mejor que podemos hacer como país es profundizar el comercio",  subrayó el funcionario.

 

  
25 de enero de 2023
Covid-19
Image Vista aérea del 18 de enero de 2023 de vehículos esperando ser embarcados en el puerto de Yantai, en Yantai, en la provincia de Shandong, en el este de China. El puerto está experimentando días atareados previo al próximo Festival de la Primavera ya que un gran número de vehículos a la espera de ser embarcados ocupan su terminal de carga y descarga. (Xinhua/Zhu Zheng)
El país sudamericano reportó su tercera semana consecutiva de descenso de casos luego del notificado el pasado 16 de enero, que fue del 52,6 por ciento.

BUENOS AIRES, 23 ene (Xinhua) -- Argentina registró 8.614 nuevos casos de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19) durante la última semana, una disminución del 55,6 por ciento con respecto a la semana previa, informó hoy lunes el Ministerio de Salud.

El país sudamericano reportó su tercera semana consecutiva de descenso de casos luego del notificado el pasado 16 de enero, que fue del 52,6 por ciento.

En los últimos siete días se confirmaron además 56 nuevas muertes por la enfermedad y el total de víctimas fatales aumentó a 130.394, detalló la cartera sanitaria.

En tanto, el número de casos positivos desde el inicio de la pandemia en Argentina es de 10.032.709 personas.

Del total de casos confirmados en la última semana, 363 corresponden a personas que están internadas en unidades de terapia intensiva, con un porcentaje de ocupación de camas del 41,1 por ciento a nivel nacional.

La campaña de vacunación avanza en el país sudamericano, con 37,98 millones de personas que cuentan con el esquema completo de dos dosis y unos 22,37 millones que han recibido un primer refuerzo (tercera dosis), según el Monitor Público de Vacunación.

En torno a 7,68 millones de personas han sido vacunadas con un segundo refuerzo (cuarta dosis) y 1,58 millones han recibido un tercero (quinta dosis), de acuerdo con los datos actualizados este lunes.

  
23 de enero de 2023
Covid-19
Image Personas caminan por una calle, en Buenos Aires, Argentina, el 16 de junio de 2022. (Xinhua/Martín Zabala)
En un informe publicado este martes, la revista afirmó que el virus ya se ha cobrado la vida de más de un millón de personas en EE. UU. hasta el momento, y los casos siguen aumentando como consecuencia de la altamente infecciosa variante XBB.1.5.

LOS ANGELES, 20 ene (Xinhua) -- Los tres años de COVID-19 han demostrado cómo una burda comunicación, una deficiente coordinación y una desenfrenada división política pueden perjudicar a la salud pública, y existe una fuerte necesidad de remediar estas cuestiones, aseguró la revista estadounidense Vanity Fair.

En un informe publicado este martes, la revista afirmó que el virus ya se ha cobrado la vida de más de un millón de personas en EE. UU. hasta el momento, y los casos siguen aumentando como consecuencia de la altamente infecciosa variante XBB.1.5.

Al mismo tiempo, continuó la revista, "el objetivo de eliminar la amenaza pandémica está tan lejos como siempre".

En opinión del codirector del Centro Global para la Seguridad de la Salud del Centro Médico de la Universidad de Nebraska, James Lawler, "desde el comienzo de la pandemia, nuestras instituciones de salud pública no pudieron persuadir a una gran parte de la población para que se vacunara, se diera el refuerzo o usara mascarillas".

Este cuestionamiento por parte de los ciudadanos estadounidenses de las "recomendaciones de las agencias federales de salud" probablemente tiene origen en los asuntos políticos que han polarizado a la sociedad respecto del virus, aseguró Kathleen Hall Jamieson, directora del Centro de Políticas Públicas de Annenberg, por la Universidad de Pensilvania.

"EE. UU. tiene cada vez menos voluntad política. Nuestros trabajadores de salud pública están exhaustos y desmoralizados. Nuestras profundas divisiones políticas han manchado todo, desde los flujos de financiamiento hasta la creencia básica en la ciencia", rezó el informe.

  
20 de enero de 2023
Covid-19
Image Imagen del 17 de mayo de 2022 de un trabajador recolectando una muestra de hisopado de un hombre en un sitio de pruebas para la COVID-19 en Times Square, en Nueva York, Estados Unidos. (Xinhua/Wang Ying)
Cerca de 15,3 millones de niños en el país han dado positivo por COVID-19 desde el inicio de la pandemia. Más de 140.000 de estos casos han sido registrados en las últimas cuatro semanas.

LOS ÁNGELES, 18 ene (Xinhua) -- Cerca de 26.000 casos infantiles de COVID-19 fueron reportados en Estados Unidos en la semana que terminó el 12 de enero, indicó el más reciente informe publicado por la Academia Americana de Pediatría (AAP) y la Asociación de Hospitales Infantiles del país.

Esta es una reducción en comparación con la semana anterior, pero es probable que se trate de un subregistro del incremento registrado durante el período festivo y en 2023, añadió el informe.

Cerca de 15,3 millones de niños en el país han dado positivo por COVID-19 desde el inicio de la pandemia. Más de 140.000 de estos casos han sido registrados en las últimas cuatro semanas.

Es probable que los casos reportados sean significativamente menores que el número real de casos de COVID-19 en niños. Además, las reducciones o la demora en los datos reportados se incrementan durante los períodos vacacionales, de acuerdo con el informe.

Existe la necesidad de recabar más datos específicos por edad para evaluar la severidad de la enfermedad relacionada con las nuevas variantes, así como los posibles efectos a más largo plazo, indicó el informe.

Es importante reconocer que existen efectos inmediatos de la pandemia sobre la salud de los niños, pero lo más importante es que tenemos que identificar y abordar los efectos de largo plazo sobre el bienestar físico, mental y social de esta generación de niños y jóvenes, indicó la AAP.

  
18 de enero de 2023
Covid-19
Image Una niña recibe una dosis de una vacuna contra la COVID-19 en Los Ángeles, Estados Unidos, el 17 de diciembre de 2022. (Xinhua)